Navegacion

Aviso Legal y denegación de responsabilidad

Mujer: Violencia de género. Abusos y agresiones

La violación es la forma más mencionada de violencia sexual, en muchas sociedades es definida como el contacto sexual con otra persona sin su consentimiento.

La violación es la cometida cuando la resistencia de la víctima es dominada por la fuerza o el miedo o cualquier otra forma de coerción. Sin embargo, el término “violencia sexual basada en el género”, encierra una amplia variedad de abusos que incluyen: amenazas sexuales, explotación, humillación, asaltos, violencia doméstica, incesto, prostitución involuntaria, tortura, inserción de objetos en orificios genitales y tentativa de violación. La mutilación genital femenina y otras prácticas tradicionales dañinas ( incluyendo el matrimonio temprano, que aumenta sustancialmente la morbilidad materna) son formas de violencia sexual basada en género contra las mujeres que no se pueden pasar por alto ni justificar sobre la base de la tradición, la cultura o el conformismo social.

(Definición del Fondo de Población de las Naciones Unidas)
La mayoría de las víctimas son mujeres (87% de las denuncias)y la mayoría de los agresores hombres. No se conoce el alcance real de la violencia sexual, aunque los datos disponibles que se revisaron para realizar el Informe mundial sobre la violencia y la salud, sugiere que una de cada cinco mujeres pueden sufrir algún tipo de violencia sexual a lo largo de su vida.
La Organización Mundial de la Salud estima que 150.000.000 niñas y 73.000.000 de niños han sufrido violaciones u otro tipo de violencia sexual. Se sabe que quienes incurren en la violencia sexual son personas que el niño o la niña conocen, y que por ejemplo el abuso sexual en la escuela es un problema grave en muchos países.

Las causas de violencia sexual varían mucho. Sin embargo la conducta de los varones y los estereotipos tradicionales de género son factores clave. Las niñas y mujeres de sociedades en que las mujeres tienen una condición inferior, tienen mayor probabilidad de sufrir abusos sexuales. No se suele relacionar la agresividad sexual de los hombres con el problema social de la violencia contra las mujeres, sino más bien con ciertas patologías individuales. Pero siempre que hablemos de violencia de género, estamos haciendo referencia a un problema estructural de la sociedad, que se basa en la superioridad del hombre contra la mujer, y que provoca y fomenta las relaciones de poder a todos los niveles, incluido el sexual. La punta del iceberg que provoca la alarma social, se produce cuando hay un violador “suelto”, pero el resto del fenómeno de violencia sexual queda camuflado para la gran mayoría de la población.

Las agresiones sexuales son mucho más frecuentes de lo que se cree, lo que suele ocurrir es que habitualmente se le resta importancia. La principal razón es que en muchos casos se trata de conocidos de la victima, la mayoría de las veces, su pareja. Esto no lo conceptualizamos como agresión, lo tenemos muy normalizado, y sin embargo, tiene consecuencias graves, ya que se trata de agresiones reiteradas.

En América Latina, Asia meridional y el Sudeste Asiático islámico, el delito de abuso o agresión sexual contra las niñas, tiende a ocultarse, debido a la importancia de la pureza sexual de las niñas. La violencia sexual pone de manifiesto una clara relación de poder desigual entre mujeres y hombres, que se caracteriza por sus altos niveles de impunidad y los obstáculos a los que se enfrentan las víctimas a la hora de buscar la justicia en muchos de estos países. Un ejemplo de estas discriminaciones, lo tenemos en México, donde muchas mujeres y niñas que sufren violencia sexual y discriminación en el ámbito familiar y en la comunidad, se han encontrado con atención médica deficiente, exámenes forenses inadecuados y a un sistema judicial que no ofrece garantías mínimas de obtener resultados favorables a la hora de  pedir responsabilidad por estos abusos.

Todas las personas tenemos los mismos derechos y uno es el derecho a disfrutar de una sexualidad propia y libre. Este derecho se basa en el respeto a uno mismo, pero sobre todo el respeto a los otros. La sexualidad es un aspecto íntimo de la persona que va madurando a medida que se van viviendo nuevas experiencias. Es en definitiva un aprendizaje más de le vida. Las relaciones sexuales son totalmente libres, solo debes hacer aquello que tu y la otra persona deseéis hacer.

 


facebook  tnrelaciones siguenos y descubre todas las ofertas y recetas siguenos en el twitter de tnrelaciones

El contenido de esta WEB está bajo Creative Commons License licencia de Creative Commons