Navegacion

Aviso Legal y denegación de responsabilidad

BELLEZA: VIENTRE LISO

Un vientre liso

La piel del vientre es muy flexible lo que le permite variar de grosor, aunque con la edad se pierde. Si empieza a perder tersura muscular debes tonificarlo, hidratarlo y nutrirlo.

Para conseguir un vientre plano no se ha de dejar de comer, sino que se ha de comer bien, basta con cambiar algunos hábitos alimentarios. Una alimentación sana implica la belleza de nuestra piel. Las verduras crudas, las bebidas gaseosas, las especias fuertes y picantes, las bebidas muy frías o muy calientes, el alcohol y el tabaco deben ser eliminados o simplemente dosificados. Comer despacio y masticando, con las piernas en alto después de la comida también ayuda a deshincharlo. Aumentar el número de comidas, pero con poca cantidad ayuda a una mejor digestión.

Es aconsejable hacer gimnasia pasiva las dos primeras semanas después del parto para la recuperación de los músculos abdominales. En un embarazo los cuidados deben ser mayores y a tiempo para que la recuperación sea más fácil.

En casos de obesidad, ya sea por un mal funcionamiento de tiroides, hígado o suprarrenales, el 'adipogasta' es un tratamiento que consigue el equilibrio interno de las deficiencias que la originan. Para eliminar el exceso de grasa y líquidos, la termoterapia está muy recomendada. Con la aplicación de calor con una crema específica en el abdomen se consigue un sudor controlado con ionizaciones que permite perder varios centímetros de perímetro. Los tratamientos antiestrías se basan en láser y los casos de celulitis con parafina, electroestimulación. Si no haces deporte o ejercicio, los cosméticos no sirven de nada.

Debes tener en cuenta a la hora de hacer abdominales que las piernas debes estar flexionadas, el cuello no se debe tensar y la espalda no debe trabajar. Para fortalecer la parte superior del abdomen debes mover la parte de arriba hasta el esternón, moviendo el tronco y contrayendo la zona. Las piernas deben estar flexionadas y los pies fijados; contrae el abdomen hasta despegar del suelo los omoplatos, manteniendo la cabeza fija.

El abdomen inferior lo debes trabajar tumbándote de espaldas, con la cabeza apoyada y los brazos extendidos a lo largo del cuerpo. Levanta hacia arriba las piernas semiflexionadas al mismo tiempo que la cabeza, vigilando de no crear tensión en la espalda. Debes empezar con series cortas y aumentarlas gradualmente. 

vientre liso

EJERCICIOS PARA UN VIENTRE LISO

Ejercicio 1

Posición: Túmbate boca arriba con las piernas estiradas, y sujeta los brazos detrás de la nuca.

Movimiento: Levanta la cabeza y la parte superior del tronco sin tirar de los brazos, sino de los abdominales, al tiempo que levantas las piernas, en ángulo recto con respecto al tronco. Vuelve atrás cogiendo aire y, antes de tocar el suelo, levántalos de nuevo al mismo tiempo.

Repeticiones: Haz dos series de 10 repeticiones.

Ejercicio 2

Posición: Tumbada boca arriba, flexiona las piernas en 90 grados, apoyando los pies en el suelo.

Movimiento: Con las manos en la nuca, levanta la cabeza con la barbilla pegada al pecho y la mitad del tronco, acercando la cabeza a las rodillas.

Repeticiones: Haz tres series de 15 repeticiones.

¡CUIDADO!
Si fuerzas mucho la espalda te podrían doler los riñones al día siguiente. Si es así, es que estás haciendo mal el ejercicio. Relaja los músculos después de cada sesión: Tumbada en el suelo, dobla las piernas y, sujetándolas con los brazos, apriétalas contra el pecho unos segundos.


facebook  tnrelaciones siguenos y descubre todas las ofertas y recetas siguenos en el twitter de tnrelaciones