Navegacion

Aviso Legal y denegación de responsabilidad

MUJER: QUÉ ES EL PATRIARCADO?

Entendemos por patriarcado en su sentido más sencillo el gobierno de los padres. Se trata de la manifestación y la institucionalización del dominio masculino, sobre las mujeres y sociedad en general. Se caracteriza por la autoridad, impuesta desde instituciones, de los hombres sobre las mujeres y sus hijos en la unidad familiar. En este tipo de sociedades existe una desvalorización de la mujer, que es relegada a un segundo plano.

Para acercarnos a los orígenes del patriarcado, debemos remontarnos a la época en la que el ser humanos se hizo sedentario, se inició la agricultura y por tanto los excedentes de producción y acumulación de bienes, lo que inevitablemente nos lleva a la generación de la propiedad privada y lo que ello conlleva, necesidad de defender el territorio y de mano de obra para trabajar en los campos. F. Engels comenta en “El origen de la familia, la Propiedad Privada y el Estado”: “la preponderancia del hombre en el matrimonio es consecuencia, sencillamente, de su preponderancia económica”
Es entonces, cuando la mujer comienza a ser propiedad privada de los hombres, primero del padre, que la dará en matrimonio, a quién el crea conveniente, siguiendo criterios, generalmente económicos para la elección.

Aunque tras la Revolución Francesa habían sido borrados los ordenamientos constitucionales modernos, subsistían de forma subterránea numerosas instancias que daban por descontada la autoridad del hombre. En este contexto patriarcal, las mujeres son consideradas personas subordinadas cuya principal misión era procurar la reproducción física de la especie. Tras la Revolución Industrial, inmensas masas de mujeres enfrentará largas jornadas laborales y salarios muy inferiores a los de sus compañeros, organizadas por un patronato formado exclusivamente por hombres.

El patriarcado es una institución que ha ido adaptándose a las diferentes etapas por las que ha pasado la humanidad, es decir, sigue vigente en su fondo, pero la forma va cambiando, de lo contrario sería imposible que hubiera resistido a lo largo de un periodo tan largo de la historia. Por ello es muy difícil definir los múltiples aspectos bajo los que se manifiesta el patriarcado, podemos dividirlos en varios aspectos como los socioeconómicos, los psicológicos y los culturales, aunque todos están interrelacionados y se actúan conjuntamente.

Dentro de los aspectos socioeconómicos en los que vemos reflejados el sistema patriarcal podemos resaltar por ejemplo la reducción de la mujer y el hombre a simples estereotipos y por lo tanto la falta de  independencia económica de las mujeres, la división del trabajo, haciendo que las mujeres carguen con todo el trabajo no remunerado, y cuando realizan trabajos remunerados, lo hacen por menos dinero que los hombres y en trabajos de “bajo perfil”, “perfil asistencial” y puestos de escasa responsabilidad. Podemos meter dentro de esta categoría también el llamado techo de cristal, la intromisión de los hombres en la vida privada de éstas sin permiso o la violencia de género y muchos más que dejamos en el tintero.

A nivel psicológico el patriarcado tiene manifestaciones, en por ejemplo la falta de autoestima de las mujeres inducida por la educación y el entorno, el miedo a la libertad, la falta de expectativas de logro y limitación de los intereses, la insatisfacción permanente con el propio cuerpo, el sentimiento permanente de debilidad e inseguridad física, etc.

A nivel cultural, encontramos como se transmiten de generación en generación ciertos mecanismos que perpetúan el sistema patriarcal como la educación regalada androcéntrica, el funcionamiento y la estructura de la familia, transmisión de estereotipos a través de los medios de comunicación, los esquemas de percepción…


facebook  tnrelaciones siguenos y descubre todas las ofertas y recetas siguenos en el twitter de tnrelaciones

El contenido de esta WEB está bajo Creative Commons License licencia de Creative Commons