De nada sirve alcanzar el equilibrio y la felicidad si no podemos compartirla [15-06-2020]

 

Si tuviera que sintetizar en una palabra el estado emocional ideal, ésta sería: equilibrio. El equilibrio se trata de estabilidad, es el estado de calma, no sinónimo de quietud absoluta, pero sí de armonía. Es el encuentro con uno mismo, el conocimiento personal, el manejo de sentimientos y emociones, la expresión adecuada de todas ellas.

 

Para percibir nuestra propia armonía, nuestro equilibrio, necesitamos conectar nuestros dos mundos, el interior y el exterior. Para lograrlo es necesario el autoconocimiento, la autoconsciencia, aprender a definirnos, saber preguntarnos, no temer exponernos a nosotros mismos, tolerar nuestras incertidumbres.

 

Es un viaje a lo más íntimo de nuestro interior, es ser y encontrarse, saber quienes somos, como somos, por qué somos y como podemos llegar a ser todo aquello que queramos. Tras el descubrimiento de las emociones que nos habitan, que nos enseñan, nos acogen y dan fuerza, llega el turno del control y la regulación, de hacer que las emociones dependan y trabajen para nosotros. Cuando somos capaces de identificar y saber, es cuando podemos decidir què y cómo hacer.

 

Una vez aquí, aunque no parezca sencillo, podemos estar más cerca del equilibrio, del crecimiento personal, de la estabilidad emocional, de la armonía, que es el mayor de los regalos que podemos hacernos a nosotros mismos, a los que queremos y están a nuestro lado.

De nada sirve alcanzar el equilibrio y la felicidad si no podemos compartirla. Somos seres sociales y las relaciones interpersonales también forman parte de nuestro camino personal. La empatía y el contacto con los demás también nos pueden ayudar a evolucionar en nuestro desarrollo como personas, a experimentar nuevas emociones, a nutrirnos de todo lo que los demás nos aportan, a compartir el camino. Porque nadie camina sin rumbo, aunque no lo sepa. Nadie tiene un camino fácil, pero el camino acompañado siempre es más llevadero. El camino hacia la sabiduría y el conocimiento no está pavimentado de respuestas definitivas, pero al transitarlo nuestra percepción se puede ir aclarando, abriéndonos los ojos a la belleza de este mundo y a su verdad.

 

Es un viaje de muchos pasos que nos prepara, sin duda, para un mundo mejor, ese que nos espera al final del camino, ese es el objetivo.

 

Buen día a tod@s!!!

 

Os quiero Bandid@s!!!

"Conocer a otros es sabiduría. Conocerte a tí mismo es iluminación." Lao Tse

...."llévame bailando al final del amor"..."dance me to the end of love"...de fondo canta Madeleine Peyroux versionando esta canción de Leonard Cohen, dándole un toquecillo jazz que acompañado de su cálida voz es una delicia. Para mí mejora la original... no te enfades Leo...

el-pinche-feliz

 Aquí a diario Mis Gastrotapas← desde la "Oronja Home"
Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2020/02/pinche-feliz2-150x150.pngShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 3) 5,00 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 32




Deja un comentario