SALUD » Cáncer

Una nutrición adecuada puede colaborar en la terapia curativa del cáncer

La hipótesis de que una nutrición adecuada puede colaborar en la terapia curativa del cáncer, interactuando con los mecanismos de la quimioterapia, comienza a abrirse paso entre los científicos y especialistas (oncólogos y nutricionistas) que trabajan en la lucha contra esta enfermedad, primera causa de mortalidad en el varón y la segunda entre mujeres.

Concretamente se destaca el posible papel del ácido eicosapentanoico (EPA), que “podría reducir la resistencia a fármacos, por cambios en la fluidez de la membrana de la célula tumoral”.

Esta es la opinión del Dr. José María Argilés, del departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad A. de Barcelona, que ha participado en el curso Avances en Nutrición y Cáncer, organizado por el Centro Oncológico MD Anderson International España con la colaboración de Abbott Laboratories. El MD Anderson es actualmente referencia mundial en investigación y terapia del cáncer.

LA CAQUEXIA, FACTOR MORTAL

Por el momento los expertos coinciden en resaltar el importante papel de la nutrición en el tratamiento de soporte para mejorar la supervivencia del paciente oncológico. En este sentido, el Dr. Argilés recordó que la caquexia o desnutrición extrema es un complejo síndrome presente en más de dos terceras partes de los pacientes que mueren de cáncer avanzado, y puede ser la causa directa de una cuarta parte de los fallecimientos por cáncer.

Por su parte, la Dra. Carmen Gómez Candela (Unidad de Nutrición Clínica y Dietética, Hospital La Paz), subrayó que los objetivos de cualquier tratamiento antineoplásico no sólo van dirigidos a curar la enfermedad, sino que es también esencial prolongar el tiempo de vida útil y conseguir que esta sea una vida de calidad. En este sentido el tratamiento nutricional no sólo persigue una estabilización o ganancia de peso, sino también promover la síntesis muscular, estimular la función inmune, no favorecer el desarrollo del tumor, no disminuir el apetito, aportar nutrientes y alimentos con unas características organolépticas óptimas y con un sabor agradable. En este sentido hay que tener en cuenta que el paciente oncológico sufre con frecuencia alteraciones del gusto y el olfato, ocasionadas por la propia enfermedad o por el tratamiento (quimioterapia, radioterapia o cirugía), como explicó el Dr. Eduardo Raboso (Unidad de Cabeza y Cuello, MD Anderson International España).

EL PAPEL DEL ACEITE DE PESCADO

En el curso se han expuesto las conclusiones de distintos estudios donde se demuestra que el aceite de pescado disminuye la incidencia de cáncer e incrementa el tiempo de supervivencia en pacientes oncológicos. La eficacia del aceite de pescado se basa en el papel de los ácidos grasos omega 3 y omega 6, en cuya familia destaca el EPA. En la actualidad se ha diseñado una fórmula que combina energía, proteínas, EPA, vitaminas y minerales, con resultados de gran eficacia frente a la pérdida de peso o caquexia en el cáncer. Estos resultados se concretan en: disminución de la respuesta inflamatoria, disminución de la producción de citoquinas proinflamatorias, atenuación de la síntesis de proteínas de fase aguda, disminución del nivel/actividad del factor inductor de proteolisis (PIF), atenuación de la pérdida de peso inducida por el tumor, enlentecimiento de la progresión tumoral en animales de investigación e incremento de la supervivencia.

Como fuentes alternativas de ácido eicosapentanoico se ha citado también el papel de las algas y productos transgénicos, pero las opiniones coinciden en que la que mejor resultados está ofreciendo es el aceite de pescado.

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro