UA

El optimismo es la fe que conduce al logro

[30-04-2020]

 

He de reconocer que a pesar del aura de optimismo y positividad que me envuelve en los últimos meses de mi vida, los fantasmas y los miedos no han desaparecido y aporrean mi puerta con más o menos fuerza, pero con idéntica insistencia. El pánico y la incertidumbre se abren paso, como formidables guerreros blandiendo sus espaldas sembrando el terror y la desesperación.

 

A estas alturas, todos somos conscientes de que se avecina la otra gran crisis, la económica, y de que nadie se va librar de sus efectos. Así que es buen momento para ser realistas, no engañarnos, y empezar a prepararnos mentalmente de la mejor manera posible para lo que se nos viene encima. Básicamente, al margen de los efectos colectivos, de manera individual habremos de enfrentarnos a unos escenarios de pérdida de ingresos por desempleo, quiebra de emprendimientos o reducciones significativas de facturación, en aquellos negocios que de momento mantengan su actividad.

 

La crisis económica supone un problema en el ámbito de lo material, pero tiene también un fuerte efecto en el ámbito emocional. Están estrechamente relacionados lo uno con lo otro y hay que luchar en ambos frentes para intentar sobrellevar, de la mejor manera posible, la situación.
Ante tan grave problema lo primero que deberiamos hacer es conservar la calma, aunque sea muy fácil decirlo y muy complicado hacerlo. Habrá, seguro, muchos momentos difíciles que se escaparan a nuestro control y a nuestros deseos, será buen momento para buscar medios que nos permitan recuperar la serenidad necesaria, cuando percibamos que se nos escapa. No guardernos los problemas, comentarlos con nuestros allegados, dividirlos para acometer mejor sus soluciones, utilizar la meditación, el ejercicio físico, o cualquier otro método que nos pueda ayudar.Va a ser importante retomar el control de las emociones, evitando caer en estados de ánimo que no nos ayuden en nada, pues una mente tranquila piensa mejor y es más eficiente en la ejecución.

 

La palabra crisis tiene varias acepciones en el diccionario de la RAE, pero la número tres, la más escueta, resume en cuatro palabras el concepto: ” 3. Situación mala o difícil”. Pero puestos a jugar con el término y su significado también podemos buscar su significado en chino, donde la palabra se compone de dos caracteres: uno que expresa peligro y otro que expresa oportunidad. Esta conjunción de significados puede servirnos de brújula emocional, en equilibrio entre los aspectos negativos y los positivos de la delicada situación actual.

 

Ya en el pasado, muchas empresas o grandes avances y cambios se produjeron y evolucionaron en épocas complicadas, donde el ingenio y la creatividad, avivados por la necesidad, se enfrentaron en singular combate a esos formidables guerreros antes mencionados, el pánico y la incertidumbre, venciendo en la contienda. No conviene amedrentarnos ante la crisis pero tampoco abandonar toda esperanza, mantener la calma, observar atentos, con prudencia, pero con capacidad de reacción, siendo creativos, preparándonos más y mejor, ampliando conocimientos, mejorando habilidades, siendo flexibles, con mentalidad positiva de crecimiento personal.

 

Es importante pensar que a pesar de todas las dificultades, en toda crisis siguen surgiendo necesidades y de estas necesidades nacen oportunidades, puede que no sean para amasar una gran fortuna, pero quizá nos sirvan para encontrar nuevas fuentes de ingresos, esto lo podemos identificar observando, investigando, analizando el entorno con la mente abierta, flexible y despierta. De todas formas es esencial, a mi juicio, asumir que el gran cambio es inevitable y que ideas como ” con lo bien que estábamos” o “quiero que todo vuelva ser como antes” no sirven de nada, ya que aún siendo ciertos estos postulados, no merece la pena mortificarse por lo que era y ya no es.

 

Es nuestro deber moral ayudarnos a mirar hacia adelante con calma, con paciencia, pero también con esperanza. Cuando mantenemos viva la llama de la esperanza y creemos en la posibilidad de un futuro mejor, estando dispuestos ha hacer lo necesario para que esto suceda, y estaremos en el buen camino, en condiciones de superar las adversidades, en condiciones de vencer a los fantasmas. Estando siempre dispuestos al cambio y no contra él, flexibles y no inquebrantables, en definitiva y parafraseando a Elsa Punset, siendo conscientes de que cambiar de opinión en tiempos de crisis es fundamental para poder sobrevivir, tanto en crisis económicas como personales.

 

Buen día a [email protected]!!!

 

Os quiero [email protected]!!!

” El optimismo es la fe que conduce al logro. No se puede hacer nada sin esperanza ni confianza.” * Helen Keller

No se me ocurre otra canción mejor para “iluminar las sombras”…..”Don´t Worry, Be Happy” de Bobby McFerrin, una pizca de optimismo para aderezar estos amargos tiempos. Ánimo valientes!!!

el-pinche-feliz

Aquí a diario Mis Gastrotapasdesde la “Oronja Home”
https://analytics.google.com/analytics/web/?authuser=0#/a19873651w39653599p39359059/admin/integrations/adsense/editor/MELVhoLOS4O55HAh2VocUA