El Canto de Oración. 1 La oración

 

IV. Orar con otros

1. Hasta que por lo menos comienza el segundo nivel, uno no puede compartir en oración. Puesto que hasta que no se llega ese punto, cada uno tiene que pedir cosas diferentes. Pero una vez que la necesidad de conservar al otro como enemigo se ha cuestionado, y la razón para hacerla se ha reconocido aunque sea por un instante, se hace posible unirse en oración. Los enemigos no comparten una meta. Es en esto en lo que se conserva su enemistad. Sus deseos separados son sus arsenales; sus fortalezas en el odio. La clave para elevarse aun más en oración radica en este sencillo pensamiento; este cambio de mentalidad: Vamos juntos, tú y yo.

El propósito de la oración es liberar al presente de las cadenas de las ilusiones del pasado: dejar que el presente sea un remedio que se elige libremente para que reemplace toda decisión errónea.

2. Ahora es posible ayudar en la oración, y de esta manera elevarte tú mismo. Este paso inicia un ascenso más rápido, pero quedan aún muchas lecciones por aprender. El camino se abre, y la esperanza está justificada. Aun así es posible al comienzo que lo que piden incluso aquellos que se unen en oración no sea la meta que la oración debería buscar en realidad. Incluso juntos pueden pedir cosas, y establecer así tan solo una ilusión de que comparten una meta. Pueden pedir cosas específicas, sin darse cuenta de que están pidiendo efectos sin la causa. Y esto no se puede lograr. Pues nadie puede recibir tan solo efectos, pidiéndole a una causa de la que no provienen que se los ofrezca.

3. Aun la unión, entonces, no es suficiente, si aquellos que oran juntos no preguntan, ante todo, cuál es la Voluntad de Dios. Sólo de esta Causa puede provenir la respuesta en la que todo lo específico se satisface; todos los deseos separados se unifican. La oración por cosas específicas siempre pide que el pasado se repita de alguna manera. Lo que antes se disfrutaba, o parecía ser; lo que era de otro y parecía amarlo, - todas estas son sólo ilusiones del pasado. El propósito de la oración es liberar al presente de las cadenas de las ilusiones del pasado: dejar que el presente sea un remedio que se elige libremente para que reemplace toda decisión errónea. Lo que la oración puede ofrecer ahora excede de tal manera todo lo que pedías antes que resulta lamentable que te contentes con menos.

4. Has elegido una oportunidad recién nacida cada vez que oras. ¿Y la sofocarías y encarcelarías en antiguas prisiones, cuando ha llegado la oportunidad de librarte de todas a la vez? No restrinjas tu pedir. La oración puede traer la paz de Dios. ¿Qué cosa ligada al tiempo puede darte más que esto, durante el pequeño lapso que dura hasta que se desmorona en polvo?

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2018/03/proposito-de-la-oracion-150x150.jpgShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 5) 5,00 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 28




Deja un comentario