¿Cuantas veces nos hemos sentido en medio de un conflicto?

¿Como entre la espada y la pared?

 

Las murmuraciones, interpretaciones, manipulaciones, matizadas por emociones, con “buenas intenciones”, han influido en nuestra formación.

La edad adulta requiere una selección de esas creencias, ideas, imágenes, tradiciones y costumbres. Re-elaborar las respuestas ante los Estereotipos heredados para adoptar una conducta responsable ante nuestras necesidades personales.

  padres discuten con hijosclerigo sermoneandomoda-femeninajóvenes alareando

En este trabajo se funda el concepto de “libertad”.

Los Estereotipos confunden las aspiraciones tradicionales con una realidad social muy lejana al modelo deseado. Y debido a esa deformación, el ser humano tarde o temprano, actúa con ambivalencia, conducta doble, una para cumplir con la tradición y otra para ajustarse a la realidad.

La selección de la Profesión, la apariencia personal, la cuestión de género, la sexualidad, casarse o vivir juntos, tener o no hijos, el estilo de alimentación etc son temas ante los cuales se nos presiona para optar por una u otra postura, sin darnos oportunidad de meditar suficientemente en nuestra respuesta.

Esta lucha interior provoca nuestros mayores conflictos (sensación muy incómoda de presión interior).

Por un extremo, voces interiores representadas por nuestras figuras de autoridad (Familia, Padres, Escuela,Religión) nos someten a una gran presión a través del miedo.

En otro extremo, los medios sociales ( Amistades, Cultura, publicidad) a través de la manipulación y seducción hacen lo mismo.

En nuestro proceso de madurez podemos optar, elegir una postura. A base de información, investigación y reflexión podemos re-enfocar la realidad y asumir una respuesta con la que podemos estar de acuerdo.

Ello aliviará nuestra tensión y conflicto y nos proporcionará un sentido de identidad: “Así pienso yo, así quiero actuar, con esto me puedo comprometer y responder”

Cuando se rompe un estereotipo se provoca pluralidad de pautas de conducta dentro nosotros mismos y a nuestro alrededor, originando conflictos, “algo condenable”, (lo cuál es en si, un estereotipo), pero que la realidad, nos muestra que son cotidianos, legítimos y virtuosos, ya que promueven la necesidad de aprender a establecer nuestros Derechos y defenderlos.

Este ejercicio nos acompañará durante toda nuestra Vida y padres competentes ayudan a sus hijos con ensayos frecuentes al preguntar: ¿Esto o esto? Con esta información...tú-eliges...tus consecuencias pueden ser...pero cuentas con nuestro apoyo para enfrentarlos. ¿Los errores? También son parte de la vida y nuestros maestros. ¡Adelante con tu Equipaje!

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2014/04/sendero1-150x150.jpgShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 14) 4,93 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 7




Deja un comentario