Embarazadas sin pareja

 

Ya sea porque llega un límite biológico o porque aparece un embarazo no buscado, lo cierto es que cada vez es mayor el número de embarazadas que abordan su maternidad solas.

 

Es frecuente ver en los grupos de preparación para la maternidad muchos casos, que por supuesto invitan a la reflexión. Los motivos más frecuentes son:

  • Mujeres preocupadas porque no han establecido un vínculo estable, en general porque han dedicado mucho tiempo a su profesión, ven llegar con horror la edad y el límite natural que el paso del tiempo impone.
  • Mujeres cuya ideología feminista les permite imaginar una maternidad sin padre.
  • Mujeres, muchas veces adolescentes, que han quedado embarazadas por una pareja ocasional, que no sabe o no quiere hacerse cargo.
  • Mujeres que buscaron el embarazo junto a su pareja y por alguna razón no continuaron en pareja (muerte, abandono, divorcio, etc.) Por supuesto, cada caso es distinto y merece una mirada individual. Pero los puntos en común son importantes de mencionar.
  • Por más que la mujer esté sola, puede darle lugar al hombre. Aunque esté sin presencia física, ocupa un lugar simbólico, expresado a través del deseo, la necesidad, la evocación, la esperanza. Para el vínculo madre-hijo es mejor este espacio que negarlo. Mujeres que piensan que pueden hacer de padre y madre se dañan a sí mismas y dañan al hijo.
  • Es importante que la mujer no "compense" su vacío con hacer prisionero del vínculo al hijo, que así la "salva" de la soledad. Un embarazo es cosa de todos, aún cuando la embarazada está sola, también mueve a todos. A su familia, a su grupo de pertenencia. Así es bueno que la embarazada no obtenga un beneficio secundario con su soledad. Muchas veces se escudan en esta circunstancia para obtener atención, compasión y amor que de otro modo no tendrían. A nivel del inconsciente colectivo, una madre sola o abandonada es necesariamente una heroína y tampoco debemos olvidar que esta mujer también tiene el derecho de gozar su maternidad y no tiene porqué ser discriminada o sólo mirada por este hecho.

En definitiva, tanto la embarazada como su entorno deben buscar un equilibrio entre la negación y la sobredimensión. Como en todo proceso, está en cambio, y en este devenir pueden pasarle muchas nuevas cosas para las cuales sería deseable que esté abierta y consciente de lo que está viviendo.

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2014/11/embarazo-adolescentes-150x150.jpgShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 17) 4,82 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 206




Deja un comentario