CONSEJOS PARA TU BELLEZA » Cuidados de Belleza » Cuidados de Belleza Los Cosméticos

Maquillaje de fondo

Hoy será tu gran noche, piensas totalmente convencida mientras te sitúas ante el espejo y ves reflejado en él un rostro radiante y lleno de vida. La verdad, te dices, es que no hay nada como un buen maquillaje para realzar las facciones y conseguir que tu faz brille con luz propia.

Pero para descifrar el secreto de la belleza, hay que conocer las técnicas que van a permitirte tener ese aspecto mágico, tan acorde con tus rasgos físicos y tu personalidad. Maquillarse puede ser relativamente fácil, pero hacerlo bien no es tan sencillo como parece.

Los cimientos de la belleza

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de maquillarte es qué tipo de productos son los más indicados y su orden de aplicación. La base de maquillaje, también llamada maquillaje de fondo, constituye los cimientos de la belleza, y es lo primero que debes extender sobre tu rostro si quieres que el resultado sea perfecto.

Existen diversos tipos de maquillaje de fondo, y cada uno de ellos cuenta con una serie de ventajas e inconvenientes. Échales una ojeada, y decide cuál de ellos se adapta mejor a tus gustos y necesidades. Sea cual sea tu elección, siempre acertarás.

Fluido

  • Da a tu rostro una gran sensación de naturalidad y suavidad. Es ideal para las más jovencitas, que dan sus primeros pasos en este mágico mundo y aun no poseen suficiente experiencia.
  • Su aplicación es muy sencilla y el acabado, perfecto.
  • Antes de aplicártelo, limpia tu cutis y protégelo con crema hidratante. Una vez hayas hecho esto, salpica tu rostro con pequeñas cantidades, extiéndelo con mucha suavidad con una esponja húmeda, preferentemente impregnada en agua de rosas, y, finalmente, acaba dándote unos ligeros toques con tus manos para conseguir una total homogeneización.
  • Contiene una base hidratante y, por lo tanto, en ningún momento reseca tu piel.
  • No se fija en los poros, manteniéndolos siempre libres de impurezas y permitiendo su total oxigenación.
  • Suaviza las arrugas y las líneas de expresión, lo que lo hace muy idóneo para pieles maduras.
  • Es el maquillaje perfecto para el día, por su naturalidad y frescura.
  • Existe una variedad para cada tipo de piel, normal, seca, grasa y mixta.

Crema

  • Este tipo de maquillaje es mucho más espeso, resalta más y, en ocasiones, si no tenemos cuidado a la hora de aplicarlo, puede obstruir y dilatar los poros.
  • Suele emplearse para maquillajes de noche, pues es muy llamativo y resalta perfectamente tus facciones.
  • Cubre perfectamente tu rostro y, por lo tanto, has de tener mucho cuidado con las zonas límite (como la raíz del cabello, las orejas y el cuello) si no quieres que se note la diferencia de tonos. Para evitar este efecto tan antiestético, degrada la base suavemente hasta que consigas igualarla con el resto de la piel.
  • Aplícatelo con las yemas de los dedos y espárcelo de forma homogénea por todo el cutis.
  • Cuando acabes de aplicártelo, notarás que tu rostro tiene un aspecto excesivamente brillante. Para matizar esta sensación, es conveniente que utilices polvos faciales.

Este tipo de base no es recomendable si tu piel es grasa.

Después de ver las características de la base fluida y la crema, continuamos informándote sobre las diferentes clases de maquillaje de fondo que puedes encontrar en los diferentes centros de estética. Presta mucha atención y no pierdas detalle, tu belleza está en juego.

Líquido

  • El maquillaje de fondo líquido suele confundirse con el fluido, pues sus características son bastante similares.
  • Tiene efectos hidratantes, es muy ligero y natural. Puedes aplicártelo con los dedos, mediante un suave masaje, o con la ayuda de una esponjita.
  • Suele ser el más adecuado para las pieles grasas, ya que muchas de las marcas que lo comercializan incluyen en su fórmula sustancias antisépticas.
  • Una vez sobre tu rostro, el resultado es extraordinario, pues apenas se nota que llevas maquillaje.
  • Es el más adecuado para el verano, ya que al no obstruir los poros, tu piel respira libremente y la sensación de calor disminuye, evitando que sudes en exceso.

Barra (o Stick)

  • El envase en stick es muy práctico y funcional. Permite que el maquillaje siempre se mantenga limpio, pues, en cada aplicación, solo se utiliza la porción de producto que se va a utilizar, y el resto queda protegido por el material de la barra.
  • Cubre perfectamente tu piel, ocultando todos los defectos de pigmentación.
  • Su aplicación es realmente simple. Solo tienes que pasar por tu rostro la barra, de forma que quede una leve película de este producto sobre tu piel. Una vez aplicado, espárcelo cuidadosamente, con tus propias manos, difuminando los contornos.

Gel

  • Debes tener mucho cuidado cuando vayas a aplicártelo porque, si utilizas mucha cantidad, el efecto de empaste que conseguirás puede arruinar todos tus esfuerzos.
  • Para que esto no te ocurra, deposita una pequeña dosis en la frente, otra en la nariz, en las mejillas y el mentón. Después, extiéndelo bien hasta que cubra completamente tu piel.
  • Su consistencia es semitransparente, por lo que apenas cubre imperfecciones.
  • El resultado que conseguirás es el de un rostro saludable y fresco.

Impermeable

  • El maquillaje de fondo impermeable es el más apropiado cuando pretendes disimular problemas de angiomas, vitíligo, quemaduras, pecas o lunares, entre otros. Debido a sus características hipoalérgicas, no irrita ni daña la piel.
  • Es inalterable a los efectos del agua y el sol. Por lo que resulta fantástico para la época estival.
  • Su aplicación es tan sencilla como la de cualquier otro tipo de base, con la ventaja de que dura todo el día y no se corre ni mancha la ropa.
  • Puedes encontrarlo en tonalidades diferentes y cubre perfectamente la zona tratada dándole una apariencia muy natural.

 

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro