SALUD » Terapias Alternativas

Terapia con las Flores de Bach

El médico de Gales llamado Edward Bach ideó un método sencillo basado en las propiedades curativas de las flores para solucionar trastornos de la personalidad. Esta terapia, consistente en la ingestión de esencias florales de nombres extraños fue creada por este doctor para “curar el alma” y eliminar depresiones, ansiedades y temores.

Este médico, que sentía verdadera pasión por la naturaleza, creía que en ella podía encontrar una solución efectiva a problemas tan frecuentes como la depresión, ansiedad o insomnio.

Bach dedicó 6 años de su vida a estudiar las flores y plantas de donde extraería los remedios, para poner en práctica su método terapéutico. Esta terapia se basa en los conceptos homeopáticos, con soluciones elaboradas a partir de flores silvestres, árboles y arbustos.

Además, esta terapia tiene la ventaja de que no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios para el organismo, ni las sustancias que se ingieren crean dependencia. Incluso pueden practicarla los niños y ancianos.

Cuerpo y mente
El aspecto más novedoso de este tratamiento reside en que al paciente no se le prescribe la sustancia a tomar en base a su estado físico, sino que se toma como referencia su estado mental.

La explicación a este hecho es que según Bach la causa primera de una molestia física es un estado mental inarmónico. Por ello, al ser esta la fuente del problema, el objetivo principal es “curar la mente” del paciente. Por ejemplo, una persona ante un estado de temor o preocupación continuados experimenta una importante pérdida de vitalidad, y además se pone de mal humor.

En esos momentos el cuerpo pierde resistencia ante la enfermedad y su organismo queda predispuesto a enfermar. Por ello, es el paciente y no la enfermedad, el que necesita el tratamiento.

¿Cómo curan las flores de Bach?
En primer lugar es preciso aclarar que esta terapia no reemplaza a otros tratamientos terapéuticos de medicina tradicional, pero sí puede complementarlos. Además, la paciencia y constancia son imprescindibles para comprobar los resultados curativos de las plantas.

En un libro escrito por Bach llamado "Los doce curadores y otros remedios" describe 38 remedios (cada uno es la esencia de una planta) para sendos estados mentales negativos. Estos se pueden agrupar de forma genérica en 7 estados psicológicos bastante comunes:

  • Temor o miedo a causas conocidas o desconocidas
  • Falta de interés y motivación ante circunstancias actuales, desánimo, apatía
  • Incertidumbre, indecisión, miedo al futuro
  • Sensación de soledad, obsesiones, culpa
  • Hipersensibilidad ante influencias y opiniones, escasa autoestima
  • Abatimiento o desesperación, ansiedad, depresión, nostalgia, amargura, resentimiento, debilidad
  • Preocupación excesiva por el bienestar de los demás

Según Edward Bach el hombre es un ser físico y espiritual. Si éstos dos “elementos” de los que se compone están bien, el hombre goza de buena salud. Si enferma, es porque esa integración se ha perdido.

Este desequilibrio se manifiesta en todos los niveles de nuestro organismo: psíquico, físico, espiritual y energético. La terapia de flores de Bach actúa sobre este último, aliviando el sufrimiento y curando el dolor.

Con la ayuda del experto

Es importante que las esencias sean recetadas por un profesional. Si bien la terapia no presenta contraindicaciones, tampoco hay que tomarla a la ligera o considerar las esencias inocuas.

Las terapias homeopáticas requieren de la misma atención y prudencia que cualquier otro tratamiento alopático (medicina tradicional). Además, el éxito de esta terapia reside precisamente en que la persona tome las flores que realmente necesita.

No hay fórmulas generales, cada uno posee sus características y efectos puntuales que causaron el mal. Para cada persona y para cada momento de su vida existe la combinación de esencias florales adecuada, así que lo mejor es contar con el asesoramiento de un experto.

Ana Fernández

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro