DIETÉTICA Y NUTRICIÓN » Vegetarianos

Vegetarianismo: una opción con un fín más elevado

Miles de Personas que buscamos la verdad por los diversos senderos de la vida, nos hemos hecho vegetarianos. El sendero del vegetarianismo no es nuevo, tiene miles de años, pero poco a poco va abriéndose paso y cimentándose en la conciencia de los hombres. Estamos absolutamente convencidos (y diversos estudios científicos apoyan nuestra posición) de las incuestionables bondades y ventajas comparativas que presenta una dieta vegetariana frente a una eminentemente cárnica.

Examinemos algunas de estas ventajas.
Una dieta vegetariana permite mejorar o restablecer la salud e incluso prevenir ciertas enfermedades. Investigadores médicos han descubierto una evidente conexión entre el consumo de carne y enfermedades mortales como las del corazón y el cáncer.

El Journal of the American Medical Association sostenía que ya en 1961, un 97% de enfermedades cardiovasculares podrían evitarse con una dieta vegetariana. Otros estudios científicos han demostrado que las proteínas vegetales ayudan al mantenimiento de un nivel bajo del colesterol.
En cuanto al cáncer, recientes investigaciones señalan una evidente relación entre el consumo de carne y los cánceres de colón, recto, pecho y útero; paralelamente hay una baja incidencia de estos males entre quienes tienen dietas vegetarianas. La cantidad de proteínas diarias recomendable para ingestión es de 45gr., el exceso es perjudicial; productos lácteos, cereales, legumbres, hortalizas, frutas, frutos secos son fuentes concentradas de proteínas, mucho más fáciles de asimilar y sin tóxinas.

Al punto de vista económico, encontramos que la carne alimenta a unos pocos a expensas de muchos.
Por cada 16 kilos de cereales y legumbres que consume el ganado, se obtiene 1 kilo de carne. Expertos en nutrición com Jean Mayer, de Harvard, concluyen que la reducción de sólo un 10% en la producción de carne, permitiría disponer de cereales suficientes para alimentar a 60 millones de personas.

Agreguemos a esto la degradación del medio ambiente; la cría y engorde de ganado produce 10 veces más contaminación que las zonas residenciales y 3 más que las industriales. Para cultivar 1 kilo de trigo, se requieren 60 litros de agua, para 1 kilo de carne, de 2500 a 3000 litros.

Un kilo de carne cuesta 1900 ptas, cocinar una substanciosa comida vegetariana no pasa de 800 ptas. ¿Se imaginan cuánto ahorraríamos los españoles durante el curso de una vida con una dieta básica vegetariana?
Las razones éticas son una consideración muy importante para hacerse vegetariano. Los animales sienten y sufren como nosotros. Toda la vida de un animal de engorde es antinatural; los mataderos industriales parecen visiones del infierno. Animales bramando a los que se calla a golpes de maza, descargas eléctricas o aire comprimido. Después se les cuelga por las patas y todavía con vida se les corta el cuello y se rajan sus entrañas desangrándolos hasta que mueren. Ni qué decir de la matanza aplicada a los animales de granja o cobayas de laboratorio.

Muchos adoptarían el vegetarianismo si visitaran un matadero. Cerramos los ojos al dolor y al miedo que provocamos al matar anualmente para ser consumidos como alimento, 1600 millones de mamíferos domésticos y 22500 millones de aves de corral, el número de peces se calcula en el orden de billones. Yo no contamos las decenas de millones de animales muertos en los laboratorios o sacrificados para obtener sus pieles, o cazados por deporte, o utilizados en una "viril fiesta brava".

Las principales religiones prohíben al hombre que mate innecesariamente. En génesis (1:29) Dios proclama: "Os he dado toda planta que da semilla, que está sobre la faz de esta Tierra, y todo árbol en que hay y que da semilla; os serán para comer". Mahoma señala que hay una recompensa para quien beneficie a un animal. Buda instauró el ahimsa (no violencia) y el vegetarianismo como los dos pasos fundamentales del camino hacia el conocimiento del yo.
En el Bhagavad-gita (5,18), Krisna nos instruye hacia el vegetarianismo  espiritual afirmando: "Si alguien me ofrece con amor y devoción una hoja, una flor, fruta o agua, yo lo aceptaré".

J. Luis Diego
Ingrid Miera

Asociación para la
Conciencia de Krisna

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro