El insomnio es un trastorno que consiste en la incapacidad para conciliar el sueño o permanecer dormido.

 

En los pacientes que lo sufren, la duración y la calidad del sueño es baja e interfiere en su vida cotidiana.

Este trastorno se manifiesta con una dificultad para iniciar el sueño, para mantenerlo o mediante un despertar final adelantado.

¿Cuales son los tipos de Insomnio?

- Transitorio: Dura menos de tres semanas y en su origen intervienen numerosos factores que generalmente pueden ser modificados, como los ambientales y relacionados con el estilo de vida, ciertas enfermedades y los fármacos con los que se tratan. Cerca del 90 por ciento de la población admite haber sufrido un episodio de insomnio a lo largo de su vida.

- Crónico: Supera las tres semanas de duración. Puede ser percibido como una patología que interfiere en la actividad diaria del enfermo con graves consecuencias físicas y psíquicas.

trastornos del sueño

¿Cuales son las causas del Insomnio?

Se pueden establecer cuatro causas del insomnio:

1. Cambios fisiológicos: El envejecimiento produce cambios en el patrón del sueño. En las personas mayores es frecuente la reducción de las horas y la calidad del sueño y un aumento de la somnolencia diurna.

2. Estilo de vida: Los cambios constantes de horario, bien por cuestiones laborales o por los viajes (jet lag) provocan alteraciones en el ritmo circadiano.

3. Fármacos: Entre los medicamentos y sustancias que pueden alterar el sueño se encuentran los antihipertensivos, anticolinérgicos, hormonas, estimulantes, esteroides, antidepresivos, broncodilatadores, descongestionantes, antineoplásicos, la cafeína y la levodopa.

4. Patologías físicas o psicológicas. Algunas enfermedades asociadas con el insomnio:

- Trastornos cardiovasculares: Insuficiencia coronaria, insuficiencia ventricular izquierda y arritmias cardiacas.

- Trastornos pulmonares: Enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma.

- Trastornos de la conducta alimentaria (TCA): Anorexia nerviosa.

- Trastornos endocrinos: Disfunción tiroidea.

- Trastornos neurológicos: Cefaleas, enfermedad de Parkinson, lesiones en el tálamo.

insomnio
¿Cuál es el Diagnóstico para el Insomnio?

En primer lugar se debe descartar, mediante exploración física y examen psicológico, cualquier patología que pueda causar el insomnio. El correcto tratamiento de este trastorno sólo es posible si se determina de manera precisa su origen. En ocasiones el insomnio enmascara un problema de ansiedad o depresión.

Asimismo, debe evaluarse la higiene del sueño del paciente, como la ingestión de bebidas alcohólicas o con cafeína durante la noche, los fármacos que toma para otras patologías, los ambientes ruidosos, mal oxigenados o con temperaturas extremas, y hábitos como el de leer o ver la televisión en la cama. Estas costumbres deben corregirse antes de comenzar el tratamiento. Por otra parte, no deben olvidarse las posibles patologías psicológicas y los antecedentes familiares.

 

¿Cuales son los tratamientos para el Insomnio?

1. Reeducación del sueño: Consiste en mejorar la higiene del sueño, controlar los estímulos que provocan insomnio y regular los horarios:

- No ir a la cama hasta tener sueño.

- No ver la televisión, leer o comer en la cama.

- Separación mínima de una hora entre la última ingesta y acostarse.

- Evitar las comidas copiosas.

- Eliminar el alcohol ya que, a pesar de inducir el sueño, produce despertares precoces y reduce el tiempo total de sueño.

- Reducir el consumo de cafeína y tabaco.

- Practicar ejercicio físico regular, pero nunca antes de acostarse.

- Mejorar las condiciones ambientales, reducir los ruidos y evitar las temperaturas extremas.

- Restricción del sueño: Acortar el tiempo de cama al tiempo de sueño real. Posteriormente se va adelantando a la hora de acostarse de 15 a 30 minutos.

- Terapias de relajación.

- Establecer una rutina horaria para fijar el reloj biológico.

2. Tratamiento farmacológico: Los fármacos son empleados para tratar los síntomas del insomnio o las enfermedades, físicas o psicológicas, que lo originan. En el primer caso se administran hipnóticos antes de acostarse y en el segundo ansiolíticos, antidepresivos o neurolépticos. El paciente no debe automedicarse en ningún caso, ya que estas sustancias pueden empeorar su patología, generar resistencias o crear adicción.

El tratamiento debe ser establecido por el especialista médico, quien valorará la necesidad de administrarlos en virtud del origen y la gravedad del trastorno.

En cuanto a las técnicas de relajación, éstas son eficaces en la reducción de la hiperactividad fisiológica de los insomnes. Asimismo, la psicoterapia puede ayudar a que el paciente reconozca sus conflictos psicológicos o las experiencias traumáticas.

¿Cuál es la Relacion del Insomnio y el trabajo?

Este es un trastorno moderno íntimamente ligado al estilo de vida. Por ello el diagnóstico debe tener en cuenta tanto las circunstancias que rodean la actividad familiar y social del individuo como la situación laboral que presenta. El insomnio es uno de los trastornos más comunes entre las personas que trabajan en turnos de noche debido a la alteración de los ritmos circadianos y a diversos factores sociales. Las personas que trabajan de noche también sufren más estrés, depresión, y tienen índices más elevados de separación y divorcios, ya que la vida familiar se resiente si los cónyuges no coinciden en sus horarios.

Por otra parte, es frecuente el abuso de café y tabaco en un intento por mantenerse despierto durante el trabajo, y de alcohol y fármacos hipnóticos para adquirir el sueño. En estos casos el trabajador debe intentar dormir el máximo tiempo posible durante el día y pensar que el sueño es una prioridad, por encima de otras actividades familiares o sociales. En caso contrario su salud puede resentirse de manera grave.

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2014/03/insomnio-150x150.jpgShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 8) 4,88 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 4




Deja un comentario