A casi todo el mundo le ha pasado alguna vez que se ha olvidado de regar las macetas del jardín y que las ha encontrado prácticamente secas.

¿Quiere que esto no vuelva a suceder? Le proponemos una solución sencilla y barata.

Las macetas que están situadas en jardines, patios o terrazas están normalmente expuestas a un sol muy intenso. En las estaciones más cálidas se pueden ver sometidas a temperaturas muy elevadas, sobre todo si nos olvidamos de regarlas, y las plantas se secarán y morirán.

Un buen método para propiciar a estas plantas un aporte constante de agua sin tener que estar continuamente prestándoles atención es la construcción de un sencillo sistema de irrigación gradual o mediante goteo.

irrigacion

Con este método tendremos un dispositivo que hará llegar poco a polo el agua a la tierra, en la zona próxima a las raíces. En cualquier garden center podrá comprar un mecanismo de riego gradual o por goteo. Sin embargo, la propuesta que le hacemos es que usted mismo construya uno propio, totalmente gratuito, reciclando algunas botellas.

 

Este es el material que necesita:

-Una botella de plástico de 1,2 litros que tenga la tapa
-Un taladro y brocas de tamaño pequeño
-Un cuchillo afilado

  • Con el taladro tendrá que realizar de 4 a 8 pequeños agujeros en la tapa de la botella. El número de agujeros dependerá de la intensidad del goteo que usted desea. Como es lógico, cuantos más agujeros realice más agua recibirá la maceta. También ha de tener cuidado de no hacer unos agujeros demasiado pequeños, ya que podría correr el riesgo de que se atascasen con posibles residuos del agua y que después no circule suficiente agua a través de ellos.

tapon

  • A continuación deberá cortar la base de la botella. Si el cuchillo que utiliza es de sierra el trabajo será más fácil. Sin la base, la botella se convierte en un embudo por el que el agua entrará y se almacenará fácilmente, que podrá almacenar el agua cuando llueve, además de la que nosotros pongamos.

    botella-plastico

  • En una jardinera, en medio de un grupo de plantas, cavaremos un pequeño agujero donde insertaremos la botella por la parte del tapón. Debemos enterrar, al menos, entre un tercio y la mitad de la botella. Estando situada en un grupo de plantas quedará oculta entre ellas. Al insertar la botella en el agujero deberemos presionar la tierra para que la botella quede firme en el suelo. Llenaremos la botella de agua hasta que esté llena y podemos añadir un poco de fertilizante líquido en ella cada cierto tiempo. Así, tanto el agua como el fertilizante llegarán directamente a las raíces.
  • Cada vez que la botella se vacíe tendrá que rellenarla con agua. Esto dependerá del calor que haga, así como del tipo de tierra y otras condiciones. Usted mismo tendrá que descubrir la frecuencia más adecuada para cada una de sus macetas.
Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2015/10/irrigacion-150x150.jpgShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 18) 4,89 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 0




Deja un comentario