CONSEJOS PARA TU BELLEZA » Cuidados de Belleza

La limpieza natural... Agua y jabón

Es preciso saber escoger el tipo de jabón más adecuado y asegurarse de que se trata de un producto de buena calidad que no dañará la piel.

Aunque muchos dermatólogos se oponen al uso del jabón para la limpieza diaria del rostro, lo hacen pensando en los jabones comerciales comunes, que contienen ingredientes agresivos para la piel, como son los colorantes, blanqueadores, conservadores y otros. A ello se debe que prefieran recomendar las cremas cosméticas limpiadoras.

Sin embargo, la verdad estricta es que la limpieza que se logra con ellas nunca es tan profunda y completa como la que se obtiene con el uso del agua y el jabón. Claro que en este caso, el secreto está en elegir un buen jabón, fabricado con la más alta calidad, con una fórmula debidamente balanceada, que produzca una espuma suave, cremosa y que no deteriore la piel.

Ayudan a la limpieza, cuidado y conservación de ésta, sin dañarla jamás, precisamente porque son naturales. Pero deben elegirse siempre de acuerdo con el tipo de piel que se tiene. Estos son los beneficios que proporcionan:

Jabón de sábila:

Son de sobra conocidas las propiedades que posee la sábila o áloe vera. El jabón que se fabrica con ella ayuda a restituir y rejuvenecer la piel.

Jabón de avena:

La avena es un exfoliador natural, que permite el surgimiento de una nueva capa de piel y tiene también efectos suavizantes. Se recomienda para cutis delicados.

Jabón de pepino:

Los nutrimentos que contiene el pepino actúan como emolientes naturales y producen una sensación de bienestar general. Se recomienda especialmente para hidratar la piel que ha sido dañada.

Jabón de jojoba:

Aunque ha sido formulado para proteger y embellecer la piel, se le recomienda también para el cabello, que se vuelve más sedoso y espeso con su uso continuo.

Jabón de lecitina:

Es un producto humectante para la piel, que tiene efectos también muy benéficos en el cabello. Confiere a éste un aspecto particularmente sedoso y brillante.

Jabón de yogurt:

Este fue el primer jabón de su tipo que se puso a la venta. Tiene la propiedad de blanquear y limpiar la piel, y los nutrimentos que contiene ayudan a conservarla saludable. Su cremosa espuma puede ser utilizada como mascarilla limpiadora, si se deja en el rostro durante 10 o 15 minutos.

Jabón de algas marinas:

A este producto se le ha llamado “el milagro hecho jabón”; si se aplica con masajes vigorosos y se deja puesta su espuma unos minutos, ejerce una acción que revitaliza la piel y reafirma los tejidos.

Jabón de frutas:

Los jugos naturales de papaya, uva, manzana y durazno con que se fabrica este jabón, penetran en la piel para tonificarla, nutrirla e hidratarla. Puede utilizarse en todo el cuerpo durante el baño diario. A la cara le proporciona una limpieza profunda, que deja la piel fresca y suave.

Nota: Si quieres contactar y ser atendida/o por los mejores profesionales de la Estética y Belleza de tu País o lugar de Residencia. Clic Aquí.

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro