ADOLESCENTES » Para docentes

De la estima a la autoestima en educación y aprendizaje

Una herramienta de efectos asombrosos para educar y aprender

Si bien la autoestima comienza en el ámbito familiar, producto de la relación del niño con sus padres o cuidadores -y aun antes del nacimiento, en la mente de los padres-, continúa en el ámbito escolar, en la relación con el docente y el grupo de pares.

Este proceso no es lineal, donde uno da y el otro recibe; surge de la interacción entre ambos. Cuando el alumno es aceptado y comprendido, devuelve los mismos sentimientos hacia el maestro, quien también se siente reconocido, valorado. Y se genera así un circuito de bienestar, donde la tarea es gratificante para ambos, y el clima es propicio para el desarrollo de potencialidades.

Quien se siente amado puede aceptarse a sí mismo, adquirir el sentido de su propio valor, descubrir y realizar el potencial del que está dotado. El amor en el ámbito educativo, en el aula, hace posible captar de cada cual lo más profundo, su verdadera esencia. Por el amor pueden verse sus potencias, lo que todavía no se ha revelado y ha de mostrarse. Descubrir los talentos posibilita a quien es amado desplegarlos y hacerlos conocer.

Mucho se ha dicho acerca de la estima del alumno, y esto es importante, sí. ¿Y quién cuida a los educadores? Ellos también necesitan ser amados por el alumno y reconocidos socialmente por el prestigio de su labor. A veces, cuando el alumno no aprende, el docente puede percibirse incompetente si adjudica dicho fracaso sólo a su propia labor. Al no sentirse reconocido, puede retraerse, desconectarse afectivamente e inhibir su creatividad para indagar nuevas alternativas, empeorando así la relación. Él no es el responsable absoluto, ambos son protagonistas.

La confianza, la seguridad, el sentimiento del propio valer se aprenden más por presencia que por docencia. Es importante que los mismos educadores tengan una autoconfianza realista, pues, sobre todas las cosas, se transmite más lo que se es, lo que se vive, que lo que se dice.

Son signos de autoestima:

- Usar los talentos y las aptitudes para amar y estudiar.

- Tener un grado básico de autoaceptación y de orgullo propio.

- Tener autoconfianza realista.

- Reconocer las necesidades y valorar los logros.

- Hacer valer los derechos y aceptar sus limitaciones.

- Ser auténtico.

- No esconderse ni mostrarse en demasía.

- Tener ideales acordes a las posibilidades de logro.

- Tener deseos y proyectos personales.

- Relacionarse libremente con otros, con autonomía e independencia.

Cómo se manifiesta la baja autoestima

Generalmente se asocia a personas vergonzosas, inhibidas, temerosas, que no se animan a competir ni a sobresalir. Sin embargo, son también signos de baja autoestima ciertas actitudes que aparentemente revelan lo contrario: como querer llamar siempre la atención, buscando ser el centro, sentir la necesidad de ganar en todo momento, aun haciendo trampas, mostrar un perfeccionismo exagerado, o depender de la aprobación externa.

Qué necesita el niño para desarrollar la autoestima

El niño necesita:

a) Educadores y compañeros que lo acepten como es, que lo aprueben y confirmen, para que pueda descubrirse y desarrollarse en plenitud.

Estas actitudes nutritivas y confirmatorias generadoras de experiencias de satisfacción necesitan también límites, frustraciones adecuadas a cada momento del desarrollo, que permiten al niño internalizar las funciones que antes realizaban los educadores.

b) Docentes que le den seguridad, apoyo, sostén, y le sirvan de modelo, fuente de fortaleza, de la que pueda participar.

La idealización de los maestros se necesita en un determinado momento; pero luego es necesaria una desidealización que facilite el acceso a ellos; al ser humanizados, valorados de una manera más realista, el niño sabe que no pueden ni tienen todo.

De la autoafirmación van a surgir las ambiciones de una persona, y de la admiración, los ideales. La vivencia de los propios talentos y habilidades es lo que hace posible que las ambiciones se unan a ideales realistas.

c) Sentirse uno más entre sus pares, miembro de un mismo grupo de pertenencia.

De qué depende la mayor o menor autoestima

El grado de autoestima depende de la capacidad de sostener la distancia entre el ideal de sí mismo y la realidad, del descubrimiento de los dones y la aceptación de las limitaciones.

Los sentimientos de autosatisfacción surgen cuando existe una relación fluida entre lo que se aspira como ideal y lo que se es en la realidad. También depende del correcto equilibrio entre talentos, ambiciones e ideales.

Autoestima e ideales

Si los ideales son razonables, uno es capaz de trabajar eficientemente para lograrlos; de esto derivan sentimientos de satisfacción de uno mismo, por la tarea realizada y por el fin alcanzado.

Si los ideales son elevados, de tal manera que no existe posibilidad de alcanzarlos en forma eficiente, surgen sentimientos de inferioridad e ineficacia. A menor brecha entre el ideal y la posibilidad de alcanzarlo, menor ansiedad, mayor autoestima.

Es humano experimentar sentimientos de insatisfacción e inferioridad; nadie tiene la posibilidad de alcanzar todos los ideales. Siempre hay un resto de insatisfacción que funciona como movilizador, el cual genera una tensión constante dando lugar al progreso, que abre un espacio en el que cada uno deberá buscar por sí mismo la manera de realizarse, libre y creativamente, integrando la fuerza de sus deseos con las posibilidades que le ofrece el mundo externo.

Algunas sugerencias para enriquecer la autoestima

Ser buenos modelos, con buena autoestima, alegres y entusiastas.

Valorar los aspectos positivos, decir lo bueno y obvio, no siempre reprender.

Recordar que cada cual es único, y así descubrir y hacer saber qué le agrada de él.

Favorecer la autoconfianza, que haga lo que es capaz de hacer, con experiencias exitosas. No hacer por él ni sobreprotegerlo; dejarlo elegir.

Poner metas acordes a sus posibilidades, sin exigir más de lo que se puede.

Escuchar y aceptar los sentimientos, aun los negativos, las limitaciones, no así las acciones derivadas de esos sentimientos.Para que algo cambie, amar su aspecto menos amado por él.

Es la planta misma la que sabe cómo tiene que crecer. Ella adquirirá su mejor forma, si se le brindan las condiciones para ser.

Quienes deseen ampliar el tema del desarrollo de la autoestima y el aprendizaje de la comunicación consigo mismo y con los demás pueden consultar las propuestas de actividades para educar y prevenir del libro de Gladys Brites de Vila y Ligia Almoño de Jenichen ComunicArte, Bs. As., Editorial Bonum.

 Gladys Brites de Vila

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro