LA PAREJA

Nunca es tarde para poner las cartas sobre la mesa y aclarar todo

Pregunta:

- Tengo 30 años, hace poco más de un año tuve una relación de 3 años y medio a punto de casarnos, pero afortunadamente me di cuenta que con él iba a sufrir mucho, aguantas una infidelidad cuando quieres mucho a esa persona, pero dos o tres ya te quieren ver la cara.

Él fue con el único que tuve relaciones y aun así dudaba de mí, yo siempre fui de la idea de que la primera vez sería algo hermoso maravilloso y con él no lo fue.

El golpe fue bastante duro para mí, y tratar de sobreponerme más; tal vez no se puede juzgar a todos lo hombres por igual, pero es difícil volver a empezar.

Conocí a alguien en Mayo del 2016, y bueno salimos a insistencia de una amiga, yo soy de Tampico y él de Monterrey pero cada miércoles o jueves tiene que estar aquí porque es contador de una compañía.

Las cosas empezaron muy bien, después de mes y medio de noviazgo empezamos a tener relaciones y bueno me sentí tan bien, dichosa, feliz de que haya sido tan maravilloso. A partir de ese entonces se puede decir que lo adopté porque yo vivo sola y cuando él venía se quedaba en el campamento de trabajo o un hotel así que ahora hacemos vida en pareja.

Él es una persona reservada en cuanto a su familia se refiere, cuando empezamos a salir desafortunadamente su mamá falleció. Cuando le pregunto que día conoceré a su familia cambia el tema, me contesta con evasivas; ni siquiera los conozco en foto, y él conoce a mi familia, amigos, las asociaciones civiles a los que yo ayudo...

Antes acostumbraba a llegar el miércoles por la noche y estábamos jueves y viernes juntos, el sábado en la madrugada se iba. Desde hace cuatro meses las cosas han cambiado, llega el jueves en la noche, el viernes desayunamos y se va a trabajar hasta en la noche. Antes me llamaba a diario todas las noches e incluso al trabajo; ahora ya no estoy laborando pero él me ayuda con los gastos, aun así yo estoy buscando trabajo. Ya no me llama igual que antes, pasa el fin de semana y no llama hasta el lunes, el celular siempre lo trae en mensajes. No salgo el fin de semana a ningún lado por esperar su llamada.

Ahora tiene negocios que atender en Saltillo, es obvio que tiene más trabajo y yo le entiendo, cuando llega lo único que quiere es que lo apapache, le haga de cenar lo que le gusta, y a mí me gusta mucho la cocina y me encanta cocinarle y hacerle postres y demás. Ya casi no salimos al cine ni a cenar fuera. Yo le pregunté qué era lo que pasaba y contestó que era exceso de trabajo.

Hace tiempo le pregunté acerca de unas vacaciones postergadas de septiembre del año pasado y él me dijo que luego, que iba hacer lo posible por tomarse un espacio conmigo. Yo a veces le comento que quiero ir a Monterrey, pero él me dice que no porque tiene mucho trabajo o clientes que atender. En estos ocho meses casi nueve no nos hemos tomado una foto juntos y no quiere, según él no le gustan. Antes no lo dudaba ahora si y no quisiera pensar de más.

Me he dado a la tarea de buscar alguna prueba que lo comprometa y la encontré, descubrí su password de e-mail y hay una "amiga" que le suele escribir de vez en cuando y parece ser que le hizo un regalo. Luego, descubrí una foto de él con una chica, parecía de una fiesta porque él llevaba traje; un día me enojé y le dije: tú crees que yo no sé nada de ti, pero sé tus secretos, a la siguiente semana la foto desapareció.

En Navidad me dio una carta donde decía que no me enojara si no podíamos estar mucho tiempo juntos pero era por el trabajo y que comprendiera que todo eso iba a traernos a la larga mucho fruto para los dos.

No sé si sería buena idea caerle de sorpresa, pero pienso que a lo mejor lo ando investigando a ver en que anda, no lo sé. Yo lo quiero mucho realmente, él ha sido muy bueno conmigo, pero siento que las cosas se están enfriando entre los dos.

Estoy muy triste y cada fin de semana lo único que hago es llorar porque no llama, me encuentro deprimida, y pienso que el amor se tiene que alimentar todos los días como las flores si no se marchita, aunque sea con pequeños detalles, ¿no lo crees?

Respuesta:

- Comprendo cómo te sientes por la incertidumbre de saber si es realmente el trabajo que lo absorbe o algún otro compromiso, sin embargo, no se trata de adivinar qué es lo que está pasando ni tampoco que la hagas de investigadora, porque si se llega a enterar, lo tomaría a mal por estar invadiendo su privacidad.

Él ahora tiene una actitud muy cómoda, pues tú estás ahí cuando él va, además de que no hay ningún compromiso, su familia no sabe nada de ti, tú no sabes nada de ellos, no hay nada que los comprometa por llamarlo de alguna manera y al final de cuentas tú así lo has aceptado, pero nunca es tarde para poner las cartas sobre la mesa y aclarar todo.

Platica con él, dile que es lo que quieres, lo que sientes, tus dudas, cuales son tus expectativas con él y a la vez que él también te diga sus planes, sus expectativas contigo, el motivo porque no quiere presentarte a su familia, etc.

Después de esa plática sólo tú podrás tomar la decisión de seguir con él, de aceptar sus condiciones o no, de confiar en él o no.

Nunca es tarde para poner las cartas sobre la mesa y aclarar todo

Todo lo que buscas para Antes, Durante y Después de tu Boda. ¿Te quieres casar?. ¿Estás preparada/o para el matrimonio? Si te vas a casar te ofrecemos todo lo necesario para tu Boda-Casamiento-Matrimonio, En 20 Países. Salones, Fotógrafos, Catering, Vestidos de Novia, Caballero, Músicos, Luna de Miel, Invitaciones-Participaciones, Belleza, Wedding Planners, Regalos, Calzado y Complementos, Alquiler de Autos-Coches-Carros, Iglesias, Decoración, Flores...Si quieres saber más Click aquí

Nunca es tarde para poner las cartas sobre la mesa y aclarar todo

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro