SALUD » General

Emergencia Nuclear

La radiación puede causar alteraciones moleculares. El efecto mutagénico o destructivo variará dependiendo de la dosis y tipo de radiación, cantidad de área expuesta, tiempo de exposición y tipo de órganos o tejidos afectados. Para ser didácticos, distinguiremos dos tipos de pacientes: los irradiados y los contaminados.
Es evidente que además de los efectos secundarios a la radiación, deberemos tener en cuenta toda la patología que podremos encontrar en la fase aguda relacionada con la situación de estrés inicial incluida patología psicológica; traumática relacionada con la onda explosiva, la evacuación o el transporte inicial; patología coronaria aguda, etc.
Entenderemos por irradiación la transferencia de energía desde un material radioactivo a otro material sin que sea necesario el contacto físico entre las dos sustancias.

Signos de una irradiación externa
Distinguiremos varias fases, en función de la dosis recibida, el tiempo de exposición, la distancia a la fuente radioactiva, la existencia de barreras y el tipo de radiación recibida.

1. Fase inicial.
El paciente puede presentar naúseas, vómitos, diarrea, síntomas psíquicos como angustia, alteraciones del ritmo sueño/vigilia, hipertensión arterial e hipotermia, entre otros.

2. Fase de de remisión o latencia clínica.
En esta fase el paciente se encuentra físicamente bien, la duración puede ser variable en función de la dosis recibida.

3. Fase de estado con reaparición de sintomatología.
Sistema hematopoyético. Anemia, dismunición de la capacidad inmunitaria y hemorragias.
Aparato digestivo. Hay afectación de la pared intestinal que puede llegar a la perforación aparte de alteraciones en la motilidad intestinal, diarreas hemorrágicas y deshidratación. Inialmente el pronóstico es sombrío.
Sistema nervioso. La alteración del sistema nerviosos central se manifiesta por la aparición de incoordinación, desorientación, pérdida de conciencia, convulsiones y coma.
Otros. Se incluye en este apartado alopecia y pérdida transitoria de la fertilidad sin impotencia sexual, entre otros.

4. Fase de rehabilitación.
En caso de que el paciente sobreviva, este período siempre será largo y penoso, y siempre será una persona "frágil".

Actitud ante el paciente contaminado
 Entenderemos por contaminación el depósito de partículas radiactivas sobre la superficie externa o interna de un medio material. En caso de duda consideraremos a la víctima contaminada interna y externamente.

1. Contaminación externa.
El principal signo clínico es la radiodermitis y la clínica podrá consistir desde un eritema hasta lesiones del tipo quemaduras de tercer grado. El tratamiento de este tipo de quemadura debe ser similar al de las quemaduras convencionales. Desprenderemos al paciente contaminado de sus vestidos contaminados, le sometetemos a duchas y lavados de arrastre, siempre evitando el raspado intenso para no producir erosiones que convertirían una contaminación externa en una contaminación interna, utilizaremos champú para limpiar los cabellos, etc.

2. Contaminación interna.
El polvo o aerosol radioactivo puede penetrar en el organismo por vía respiratoria, digestiva, transcutánea o a través de las heridas. Deberemos tener en cuenta la vía de penetración para planificar la recogida de muestras. El acúmulo de radioelementos puede ocurrir en los llamados "órganos diana" según las propiedades físico-químicas de los mismos. El iodo se fija en el tiroides, el cesio en las masas musculares y productos de fisión con vida media larga se fijan en el hueso. El feto y los niños son más sensibles a la radiación que los adultos.
Los efectos de la exposición crónica (externa o interna) a la radiación se centrarán sobre todo en los riesgos de cancerización, en la aparición de efectos teratogénicos si la exposición fue en las primeras 8-15 semanas de gestación y efectos genéticos como mutaciones y aberraciones cromosómicas.

Prevención y tratamiento de la contaminación
Además de los lavados de arrastre descritos anteriormente en el caso de la contaminación externa en algunos casos, sobre todo en situaciones que afectan a masas de población, consideraremos la posibilidad de administrar tratamiento médico a los afectados.
Normas generales. Fase prehospitalaria

Concretaremos de una forma general el papel de cada interviniente. Bajo un concepto operativo deberemos distinguir las fuerzas del orden, los equipos de salvamento y rescate (bomberos) y los equipos sanitarios.
Se tendrá en cuenta por tanto:

Una adecuada instrucción.
Un adecuado equipamiento:
     o Detectores con alarma de dosis.
     o Dosímetros personales.
     o Pinzas para recuperar fuentes radioactivas.
     o Sacos de plástico.
     o Material de señalización y para acordonar la zona.
Una concepción general de las actuaciones:
     o Siempre se priorizarán las personas en peligro.
     o Siempre se tomarán las medidas de seguridad adecuadas.
     o Siempre acordonará y señalizará la zona.
     o Se activará el plan de emergencia (interno-externo).

Tiempo
La dosis recibida es directamente propordional al tiempo de exposición por lo que se debe apartar, por tanto, a las personas lo antes posible de la zona con posibilidad de contaminación, y en el caso de que la evacuación no fuera posible se planteará la posibilidad de confinar a los afectados.

Pantallas de protección
La utilización de pantallas de protección adecuadas a las características de la fuente de radiación permite reducir de una forma muy importante la cantidad de radiación recibida. La radiación alfa y beta es fácilmente frenable, no así la de tipo gamma.

Distancia
En general consideraremos que la dosis se reduce con el cuadrado de la distancia, lo cual significa que para una distancia doble se reciba la cuarta parte de la dosis inicial. De esta manera será imprescindible la utilización de pinzas y dispositivos de control a distancia. También deberemos considerar la presencia de movimientos de aire que pueden provocar importantes movilizaciones del polvo radioactivo. La presencia de medios aéreos del tipo helicópteros deberá ser incialmente rechazada.
 Fase hospitalaria. Tratamiento

En el momento que entremos en la asistencia hospitalaria de este tipo de pacientes, deberemos tener en cuenta un principio fundamental: Nos encontramos ante una situación extraordinaria ante la cual los hospitales con su espíritu endogámico difícilmente podrán hacer frente. Frecuentemente serán necesarias consultas y solicitudes a entidades externas al hospital, con más experiencia y con mayor estructura técnica para hacer frente a estas situaciones.
Cuando empecemos a tratar este tipo de pacientes deberemos tener en cuenta que la radiación no se toca, no se huele, no se ve y no se siente. Por otra parte, la radiación no se puede destruir de una forma inmediata pero se puede desplazar.
La descontaminación se iniciará preferentemente en la fase prehospitalaria y lo más precozmente posible. Una vez el paciente llega al hospital se dispondrá, idealmente, de un área de descontaminación normalmente cercana a la entrada al área de urgencias.
Esta zona deberá estar lo suficientemente señalizada según los estándares internacionales, con ventilación suficiente y con un control muy cuidadoso de todos sus drenajes, el revestimiento de las superficies y aparatos estará diseñado para ser fácilmente descontaminable.
El hospital velará por la seguridad de los equipos que trabajan en él mediante los adecuados equipos de protección. Será obligado el uso de detectores personales que valorarán cualitativamente y cuantitativamente la dosis recibida.
Finalmente, y estrictamente en el terreno asistencial, siempre priorizaremos las maniobras de reanimación y el mantenimiento de las constantes vitales a las tareas de descontaminación.
Consumo de agua y alimentos

El agua contenida en recipientes cerrados no tiene ninguna razón para estar contaminada. En caso de restricciones el agua mineral embotellada se dará preferentemente a niños y ancianos.
Referente a los alimentos, todo aquel producto no protegido será considerado como contaminado si se encuentra en la zona de crisis. Si deben ser consumidos, se tomarán medidas del tipo lavado con agua, pelado o cualquier otro medio de eliminación de la superficie de los productos.

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro