3º EDAD-MAYORES » Enfermedades » Alzheimer

Consejos recomendaciones generales por fases: Fase grave y terminal Alzheimer

En esta fase hay que estar preparados para la incomunicación y el adiós. Son varios los años que habrán transcurrido desde que se conoció el diagnóstico, tal vez ocho, diez o doce años. El agotamiento y la debilidad física del enfermo de Alzheimer se hace patente en este estadio, que corresponde al 7 de la escala GDS. Su fragilidad física se verá agravada por el deterioro cerebral progresivo, y al mismo tiempo el precario equilibrio anímico se desmoronará ante la más nimia febrícula o por un simple resfriado. Qué decir si se trata de una caída con fractura, de un cuadro neumónico, una infección urinaria o de
un estado carencial y de deshidratación. Las complicaciones serán, por lo general, físicas, aunque los trastornos de conducta en forma de agitación, gritos, lloros, actitud oposicionista, harán que se tomen decisiones contradictorias y que se cambie de parecer de un día para otro. Estamos al inicio de un fin que durará años. Desapareció el lenguaje verbal y sólo resta el
lenguaje corporal para mantener un contacto con el enfermo. El paciente es muy receptivo a cualquier muestra de afecto. Se le debe transmitir seguridad y estima.

- Cogerle y acariciarle con afecto mientras se le habla.

- Sonreírle con frecuencia.

- Utilizar aquellos objetos personales queridos por el paciente, que le evoquen recuerdos gratos.

- No gritarle ni utilizar gestos rudos ni imprevistos.

- Utilizar las comidas como elemento social y de placer.

- Proponer paseos cortos, pasos de baile para mantener el ritmo, juegos con pelota, aros, cintas, para mantener la actividad física.

- Realizar movilización pasiva y cambios posturales, tanto si está encamado como sentado gran parte del día.

- Mantener la higiene bucal. Proteger su piel. Evitar el estreñimiento.

- Realizar la higiene con suavidad y buscando un momento del día en que se sienta relajado y tranquilo. Intentar convertirlo en un momento especial de juego.

- Ante cualquier reacción extraña que se observe, es conveniente averiguar si puede estar producida por alguna dolencia física (dolor, fiebre, estreñimiento, etc.).

- Adecuar la alimentación a las necesidades nutricionales y de hidratación.

- En estos momentos, dos son las preguntas que se plantean: ¿Puede el enfermo estar en casa? ¿Es necesario su ingreso?

- La toma de la decisión se hará a corto plazo y debería ser consensuada entre los familiares y el médico. La decisión dependerá de varios elementos:

- De la capacidad física, psíquica y de apoyo que reciba el cuidador principal.

- Del estado físico del enfermo y de las enfermedades intercurrentes que se presenten.

- De la presencia o no de un equipo médico consolidado de referencia, que haga el seguimiento.

- De las condiciones del hábitat, socioeconómicas y de disponibilidad del grupo familiar.

Respecto a la nutrición, no se conoce una causa clara que relacione y nos explique el adelgazamiento que aparece en el curso de la enfermedad de Alzheimer, ni tampoco cuál es a ciencia cierta el origen del probable exceso metabólico o del bajo aprovechamiento energético que inducen a la pérdida de peso y a la extrema caquexia a la que se llega en algunos casos.
Lo que sí se conoce es que existen causas tratables y reversibles de la pérdida de peso, de los trastornos conductuales, funcionales o mecánicos, como el rechazo a comer o la disfagia, que preocupan y desconciertan a los cuidadores y que debemos aprender y enseñar a manejar. Repasemos las situaciones y los factores de riesgo de la malnutrición:

Fármacos que puedan provocar vómitos, irritación gástrica, constipación; que alteren el gusto; que interactúen con la nutrición.

- Polifarmacia no controlada.

- Enfermedades crónicas: insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal, enfermedad gastrointestinal crónica, etc.

- Enfermedades dentales y periodontales. Dentición deficiente.

- Depresión.

- Detrimento del gusto y del olfato.

- Debilidad física.

- Bajo nivel socioeconómico, con dietas poco variadas.

- Aislamiento.

- Comidas no cocinadas y con alto contenido en grasas (embutidos, quesos, bollos, pasteles, natillas, helados, chocolate, etc.)

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro