Aviso Legal y denegación de responsabilidad

Dieta de la cura Zen - Macrobiótica

La cura Zen es una variación de dieta vegetariana. Aunque está causando furor en los Estados Unidos, la cura zen o dieta macrobiótica tiene más de 30 años de historia.

Su creador fue un filósofo japonés, Oshawa, cuya doctrina se resumía en que el hombre debe alimentarse sólo de productos vegetales para mantener su salud y, de paso, alcanzar la paz interior. Como llegar a tal estado de plenitud no es sencillo, Oshawa distinguía diez niveles o periodos a atravesar: desde el –3, que no es otro que la alimentación más o menos normal que podemos hacer todos, hasta el 7, o nivel máximo de perfección, en el que únicamente se toman ya cereales, como los monjes budistas.

Yin y Yang

Este principio fisiológico de la alimentación no se fundamenta más que en el yin y el yang, los dos contrapuntos de la vida: lo bueno y lo malo, la luz y la tiniebla, el verano y el invierno, lo femenino y lo masculino...Los alimentos también se clasifican en yin y en yang. Yin son los buenos o purificadores: o sea, todos los productos de la tierra; y yang: todos los malos, los que proceden de animales, incluso los huevos, la leche y el queso. Para alimentarse correctamente la proporción ideal es de 5:1, cinco raciones de yin por una sola de yang. Y esta última no debe proceder en ningún caso de un animal terrestre. Sólo está permitido comer animales acuáticos. Por tanto, una o dos raciones de pescado diarias.

A examen

Por supuesto, la cura zen ha sido objeto de todo tipo de exámenes e investigaciones. Incluso no han faltado los especialistas que han hecho todo tipo de comentarios y sarcasmos a propósito de ella. Sin embargo, en estos momentos la medicina es muy cautelosa. Y todo porque no sólo se está demostrando que la dieta macrobiótica no resulta nociva, sino que previene contra multitud de enfermedades, incluso el tan temido cáncer.

¿Cómo es la dieta?

El régimen consiste en comer todos los hidratos de carbono (pan, arroz, cereales, pastas) que se deseen, pero preferentemente integrales. Estos se pueden tomar acompañados de frutas, verduras y hortalizas, pero nunca de carne, aves, huevos, leche u otros productos lácteos como por ejemplo yogures o queso. Las proteínas las obtendremos del pescado y de la soya, un cereal cuyas propiedades y valor nutricional es idéntico al de la carne, pero que carece totalmente de grasa.

Escasas calorías

Así, aún comiendo mucho, el aporte diario de calorías raramente superará las 1,200-1,300 diarias, lo que nos permitirá adelgazar muy rápidamente.

La dieta, sin embargo, no se debe hace durante más de quince días, pues no garantiza el suministro de importantes nutrientes vitales. Seguida durante meses el organismo puede presentar carencias de vitamina B12 y de minerales como calcio, magnesio, hierro y cinc. Por eso lo mejor es hacerla únicamente durante dos semanas, para volver después a una dieta normal baja en calorías.

LUNES

EN AYUNAS: Jugo de frutas variadas (hecho en la licuadora y tomado recién elaborado).

DESAYUNO: Café o té sin leche y sacarina y dos barritas de muesli.

A MEDIA MAÑANA: Una o dos piezas de frutas (se admiten guineos).

ALMUERZO: Ensalada verde ( con lechuga, escarola, berro…..), arroz integral con tofú y una pieza de fruta.

MERIENDA: Café o té sin leche y sacarina y una manzana o dos peras.

CENA: Menestra de verduras, una trucha de ración al horno con guarnición de lechuga y una rebanada de pan integral.

MARTES

EN AYUNAS: Un jugo de naranja (china) recién exprimidas.

DESAYUNO: Café o té sin leche y sacarina y dos rebanadas de pan de centeno con dos cucharaditas de mermelada de régimen.

A MEDIA MAÑANA: Una o dos piezas de fruta o dos zanahorias crudas.

ALMUERZO: Sopa de verduras, una hamburguesa grande de soya con guarnición de ensalada de tomate y una manzana.

MERIENDA: Café o té sin leche y sacarina y dos barritas de muesli integral.

CENA: Judías verdes estofadas con papas, un filete de lenguado a la plancha o al horno con escarola y una pieza de fruta.

MIÉRCOLES

EN AYUNAS: Un jugo de tomate hecho en casa espolvoreado de menta.

DESAYUNO: Café o té sin leche y sacarina y 1.05 onzas (30 gramos) de cereales integrales (tipo All Bran, Special K) o arroz inflado.

A MEDIA MAÑANA: Una o dos piezas de frutas.

ALMUERZO: Ensalada de tomate, un plato de lentejas (estofadas únicamente con zanahorias, cebolla y papas) y, de postre una manzana o dos peras.

MERIENDA: Café o té sin leche y sacarina y una o dos tostadas de pan de harina integral.

CENA: Espinacas cocidas y rehogadas, una rodaja grande de merluza con una papa pequeña cocida y una pieza de fruta.

JUEVES

EN AYUNAS: Un jugo de frutas variadas.

DESAYUNO: Café o té sin leche y sacarina y una o dos tostadas de pan de harina integral.

A MEDIA MAÑANA: Una o dos piezas de frutas (se admiten guineos) o dos zanahorias crudas.

ALMUERZO: Una gran ensalada de arroz (con lechuga, tomate, pepino, espinaca cruda, rabanitos, zanahorias rallada y 3.5 onzas (100 gramos) de arroz integral hervido y una pieza de fruta.

MERIENDA: Café o té sin leche y sacarina y una rebanadas de pan de centeno con una cucharadita de mermelada de dieta.

CENA: Coliflor cocida, un filete de unas 5 onzas (150 gramos) de salmón fresco a la plancha y fruta.

VIERNES

EN AYUNAS: Un jugo de chinas(naranjas) recién exprimidas.

DESAYUNO: Café o té sin leche y sacarina y dos rebanadas de pan de centeno con dos cucharaditas de mermelada de dieta.

A MEDIA MAÑANA: Una o dos piezas de frutas (se admiten guineos).

ALMUERZO: Ensalada de col y zanahoria rallada aliñada con una salsa.

MERIENDA: Café o té sin leche y sacarina y dos barritas de muesli integral.

CENA: Un sándwich vegetal con tronquitos de mar y una o dos piezas de frutas.

SÁBADO

EN AYUNAS: Un jugo de tomate hecho en casa espolvoreado con hierbas aromáticas.

DESAYUNO: Café o té sin leche y sacarina y una o dos tostadas de pan de harina integral.

A MEDIA MAÑANA: Una naranja, dos kiwis o un jugo de chinas (naranjas) recién exprimidas.

ALMUERZO: Ensalada verde (de lechuga, escarola, apio, palmitos….), lasaña verde (rellena de espinacas y bechamel hecha con leche de soya) y una o dos piezas de fruta.

MERIENDA: Café o té sin leche y sacarina y dos barritas de muesli.

CENA: Acelgas cocidas, una trucha de ración al horno y una rebanada de pan integral.

DOMINGO

EN AYUNAS: Un jugo de frutas variadas.

DESAYUNO: Café o té sin leche y sacarina y una o dos barritas de muesli integral.

A MEDIA MAÑANA: Una manzana, dos peras o una zanahoria grande cruda.

ALMUERZO: Ensalada mixta (con lechuga, tomate, cebolla, pepino y espárragos blancos), paella de alcachofas (hecha como una paella normal, pero sustituyendo la carne o el pescado por corazones de alcachofas) y macedonia de fruta endulzada con sacarina.

MERIENDA: Café o té sin leche y sacarina y una o dos tostadas de pan de harina integral.

CENA: Champiñones o setas a la plancha, un filete de bacalao fresco al horno con guarnición de ensalada, una rebanada de plan integral y una pieza de fruta.

facebook  tnrelaciones siguenos y descubre todas las ofertas y recetas siguenos en el twitter de tnrelaciones