CONSEJOS PARA TU BELLEZA » Cuidados de Belleza » Cuidados de Belleza Los Cosméticos

Curso de automaquillaje.

Paciencia y experiencia. Estas son las dos condiciones imprescindibles de toda buena maquilladora. No hace falta que seas una artista del color y de los pinceles. En realidad, el maquillaje es una rutina. Claro que los resultados dependerán de la gracia que cada una tenga para aplicarlos. El arte del maquillaje está al alcance de tu mano.
  • Antes de maquillar... Elegir los tonos perfectos y trazar las líneas correctas no te servirá de nada si el lienzo no está en perfecto estado. Antes de comenzar la sesión de maquillaje asegúrate de que tu rostro está perfectamente limpio e hidratado.

  • Corrector. Aplícatelo discretamente sobre las imperfecciones que desees matizar. No insistas en aplicar una dosis exagerada. El exceso de corrector tiene un efecto completamente contraproducente.

  • Base de maquillaje. Una vez más se impone la mesura. Aplícate un poco de maquillaje sobre la palma de la mano y distribúyelo concienzudamente por todo el rostro. No te aproximes demasiado a la raíz del cabello ni a las cejas. Puedes usar una esponjita ligeramente húmeda para conseguir un acabado más uniforme.

  • Matiza con los polvos. Cuando hayas repartido el maquillaje, aplícate unos polvos para dar un toque más cálido y mate al rostro. Puedes usar unos polvos sueltos y transparentes o unos compactos y coloreados. Depende de la profundidad de tono que desees conseguir. Eso sí: en cualquier caso aplícalos con una gran brocha.

  • La raya de los ojos... ¿sí o no? En el debate sobre el eye-liner no se ha alcanzado la unanimidad. Decide tú misma en función de tus preferencias. Si decides dibujarla, traza una línea finísima sobre las pestañas del párpado superior.

  • Sombra aquí y sombra allá... Elige dos tonos coordinados entre sí que combinen con tu vestido. Aplícate el más claro desde el lacrimal hasta la mitad del ojo, tanto en el párpado móvil como en el fijo. Después, con la sombra más oscura, traza una línea desde el final del ojo hasta el final de la ceja y, a partir de ahí, extiende el color hasta fundirlo con el otro tono. La suavidad de los colores depende de tus gustos, aunque un maquillaje muy estridente no resulta demasiado seductor.

  • La máscara de pestañas. La máscara negra es la más agresiva y fuerte, pero es la que más éxito tiene. Sin embargo, puedes arriesgarte a experimentar con otros tonos. Aplícatela en las pestaña superiores y, más discretamente, en las inferiores.

  • Y los labios... ¿los perfilamos? ¡Siempre! Aunque lo ideal es que el trazo no se note. Elige un perfilador idéntico al tono del lápiz de labios y dibuja el contorno de los labios con una línea fina y firme. Después rellena el labio con un pincel. 

  • Agua termal. Para asegurar una mayor vida para tu gran obra maestra rocíate la cara con unas gotitas de agua termal.

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro