Las empresas cada vez exigen más

Ya no es bastante con los estudios, piden capacitación, inteligencia, habilidad en las relaciones con los demás y una buena adaptación al medio laboral. El objetivo es poder demostrar todo eso en un proceso de selección.

Cuando los universitarios salen de la facultad con un título debajo del brazo, se enfrentan a la realidad: un mundo laboral que les es ajeno y al que les resulta difícil acceder. Algunos de los conocimientos que son necesarios en ese proceso no suelen aprenderse en las aulas y otros, requieren de conocimientos posteriores.

Proceso de selección

Las empresas españolas utilizan tres canales tradicionales para realizar las contrataciones del personal:

  1. Se realizan a través de empresas de selección.
  2. O bien las gestionan por medio de una empresa de trabajo temporal (ETT).
  3. O a través de la propia de selección que realice la compañía.

El interesado deberá saber redactar dos documentos que servirán de introducción: la carta de presentación y el currículum vitae.

proceso-seleccion
Carta de presentación

Es la primera información que la empresa tiene del titulado. La carta debe responder a la pregunta: ¿por qué debo seguir leyendo?. Debe ser personal y directa. Es en este documento donde se incluirán los datos de carácter delicado (sueldo, referencias, disponibilidad).

 

Currículum vitae

Debe ofrecer una información concisa sobre la potencialidad del titulado y, por supuesto, despertar el interés en el seleccionador para que concierte una futura entrevista. Hay que huir de biografías o listados de actividades sin sentido. Es obvio que debe cuidarse la presentación y evitar errores ortográficos o de fechas.

  • No hay que buscar formatos muy complicados o elaborados con primor que puedan distraer la atención sobre el contenido, y enfatizar las posibilidades futuras sin cargar en exceso las acciones pasadas.
  • Hay que tener presente un hilo conductor que organice el texto y que permita seguir una trayectoria lógica y evitar dar demasiados detalles que no dicen mucho y que suenan a relleno. A ser posible el currículum no superará las dos hojas.

Si se pasa con éxito este primer trámite escrito, habrá que afrontar una entrevista personal, que será clave para la posible contratación. La forma de vestir deberá adaptarse a la formalidad y las exigencias de las normas sociales.

La entrevista personal se estructura en cinco fases: En primer lugar, el directivo debe leer el currículum y marca aquello que resulte de su interés para el puesto de trabajo. El entrevistado saludará y comenzará explicando sus datos y su trayectoria.

Tras esta toma de contacto, surgirá el tiempo de intercambio de impresiones, turno de preguntas y respuestas. Deberemos, atender los gestos que realizamos al hablar, la postura, las expresiones, etc., ya que la otra persona observa y atiende todos los movimientos, lo que es conocido como conducta no-verbal.

Antes de finalizar la entrevista, el director de la empresa o responsable de personal ofrecerá la oportunidad de preguntar cualquier cosa. El seleccionado deberá preguntar cuestiones sobre la empresa, el puesto y la continuidad del proceso de selección.

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2017/08/proceso-seleccion-150x150.jpgShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 5) 4,80 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 2




Deja un comentario