Una opción clásica

La aparición en su día de la epidural hizo de un acontecimiento tan importante para una mujer como el parto, fuera más cómodo, pero hay mujeres que prefieren el método tradicional, esperando en su casa y viendo en él menos riesgos, más comodidad y tranquilidad.

Además de los aspectos técnicos, a la hora de dar a luz, hay otros factores, como respetar el deseo de la mujer en cuanto a la postura en que desea parir, favorecer la expresión de la emoción, facilitar la relajación y conseguir que la futura madre se sienta cómoda. En un hospital resulta muchas veces complicado encontrar esa calma para un momento tan importante.

Este tipo de factores no técnicos, tienen una relación directa con los éxitos sanitarios en los alumbramientos, y a pesar de lo sencillo que es ponerlos en práctica, hay una alta resistencia a estos cambios en los hospitales. En países como Holanda, donde el 40% de los partos se producen en casa, el índice de muerte perinatal y de cesáreas, es el más bajo del mundo.

PARTO-NATURAL

El parto en casa

El parto natural se puede realizar igualmente en casa, en hospitales, en maternidades y en clínicas privadas, aunque no se disponga de este servicio en todos ellos. Son dos las ventajas más atractivas de esta forma de parir, por una parte la intimidad, y todo aquello que lo favorezca, la familiaridad de la habitación, luces o personal, en definitiva un ambiente donde no sentirse incómoda o violentada.

Otro de los aspectos, es el respeto por el reflejo de expulsión fetal, es decir, la necesidad imperiosa de empujar que en un momento dado tiene la mujer, y que no puede controlar. Si este momento se respeta, el bebé nace al cabo de pocos instantes.

Natural y no agresivo

Es importante favorecer el desarrollo del vinculo afectivo entre la madre y el bebé y esto se consigue no separando a ambos inmediatamente después del parto y favoreciendo la lactancia precoz. Luego de un embarazo controlado por el médico, la opción natural para un feliz nacimiento del bebé y un pronto apego entre madre e hijo, es el parto natural.

En varias situaciones, por razones de diversa índole, se hace necesario practicar una cesárea, pero muchas otras veces, las futuras madres la solicitan para evitar los dolores de preparto y parto. El parto natural no es agresivo, al contrario de una intervención quirúrgica como la cesárea.

Pros y contras del parto natural

Las estadísticas demuestran que, con un cuidado prenatal adecuado y una asistencia cualificada, el parto en casa es una manera de parir tanto o más segura que en el hospital debido al bajo riesgo que la mujer corre. En casa, la mujer cuenta con la intimidad y la comodidad del entorno familiar, rodeada de sus seres más queridos y en la posición que elija y con la ropa que considere mas cómoda.

La futura madre es la protagonista y la que marca las pautas de actuación, pudiendo hacer lo que desee en cada momento, comer, ducharse, caminar... El equipo médico está dispuesto y localizado para ir a la casa en cualquier momento. Tanto la madre como el bebé tienen asegurada la continua asistencia por parte de la matrona, además de consejos acerca de los cuidados tras el parto.

Entre los contras, destacar la falta de apoyo a la hora de decantarse por este procedimiento debido a lo poco convencional que es hoy en día, dar a luz fuera de un hospital. La futura madre, tiene la gran responsabilidad de mantenerse equilibrada tanto física como psicológicamente. Las complicaciones que se puedan presentar no se pueden atender en casa, además de que los seguros no cubren los gastos del parto en el hogar.

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2017/08/PARTO-NATURAL-150x150.jpgShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 6) 4,83 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 14




Deja un comentario