¿Tu loro se arranca las plumas?

 

Esto afecta a casi todas las especies de estas aves y al detectarse hay que verificar si se debe a una enfermedad cutánea, alimentación inadecuada o a trastornos sicológico

 

La mayor parte de los loros que se quitan las plumas una a una, hasta dejar buena parte de su cuerpo al descubierto, lo hace por ansiedad o por miedo.

El trastorno puede afectar a individuos de cualquiera de las familia de estas magníficas aves. Y es muy frecuente en aquellas que son sustraídas de sus hábitat naturales por traficantes ilegales de fauna, a los que poco les importa cómo se lleva a cabo la captura, las condiciones de cautiverio a las que se les somete antes de ser entregadas al comprador y la muerte de la mayor parte del "cargamento" antes de que se concrete la venta, a causa del maltrato que reciben los animales.

loro

Todas estas son razones suficientes para justificar el llamado de autoridades ambientales de todo el mundo de no adquirir aves y otros animales silvestres en vías públicas y carreteras, sino en los establecimientos especializados que solo comercializan las especies silvestres permitidas por la Convención para el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna (Cites).

Pero los loros no solo se arrancan sus coloridas plumas por temor. También lo hacen por problemas de salud --parásitos, infecciones cutáneas y mala nutrición, por ejemplo--- o por falta de estímulos y hasta por aburrimiento. Ante la presencia del problema, lo recomendable es consultar con el veterinario y determinar si el animal está enfermo o simplemente harto de una vida monótona entre los barrotes de su jaula.

El especialista someterá al ave a un examen que revelará las causas del problema. Si el motivo de la pérdida de plumas se debe a parásitos, infecciones cutáneas, o cualquier otra enfermedad, o a una nutrición deficiente, bastará seguir las indicaciones de medicamentos y cambios en la alimentación para corregir el problema.

Si el animal se arranca las plumas por trastornos de conducta --y esto lo confirmará el veterinario-- no hay más remedio que tomar medidas para combatir la ansiedad y el aburrimiento que sufre.

El dueño del loro desplumado debe saber que el trastorno afecta más a las aves recién adquiridas, a las que se molesta continuamente, a las que comparten el hogar con otras mascotas, como gatos, que las mantienen en constante estado de alerta, a las que se les brinda una alimentación monótona, a las que han cambiado de dueño, a las que se sienten solas cuando éste sale de casa, e incluso a las que viven en jaulas de tamaño inadecuado o situadas en ambientes no gratos para el animal, ya sea por exceso de ruido, por poca luz o por una ventilación insuficiente.

El problema podría estar asociado a factores ambientales que ocasionen irritación en la piel del animal, como es el caso del humo de cocinas o estacionamientos, o por el uso de productos inadecuados a la hora del baño.

 

Estímulos necesarios

Los expertos en aves insisten en que es fundamental que el dueño del ave se tome un tiempo diario para jugar con ésta. A los loros les encanta "conversar", recibir recompensas verbales y que se les gratifique con sus alimentos preferidos. No hay que olvidar la importancia de variar la alimentación del animal e incluso sorprenderlo con nuevas alternativas.

Es fácil imaginar la frustración que debe causarle al ave pasar su vida ante un cuenco en el que solo consigue semillas de girasol y la alegría que debe sentir cuando se le ofrece, por ejemplo, una mazorca de maíz, una verdadera delicia gastronómica que ofrece la posibilidad de pasar un buen tiempo sacando los granos uno por uno.

El baño también puede ser una ocasión ideal para relajarse y divertirse dentro de la jaula. Y para ello basta un recipiente de agua fresca, lo suficientemente grande como para que el loro chapotee en él. Otra opción es utilizar un rociador de agua de chorro suave, para evitar que el animal pueda sentirse agredido.

loro-jaula

La importancia de la jaula

Debe tener el tamaño apropiado para la talla del ave, los accesorios necesarios y la ubicación más adecuada dentro del hogar, de forma que el animal disfrute en lo posible su vida en cautiverio. Lo mejor es que se coloque en un lugar de la casa en donde el ave pueda disfrutar, sin sentir molestia, de la actividad de su "familia", cerca de alguna ventana con vista al exterior. Además de los envases para la comida y el bebedero, debe disponer de posaderos suficientes y de "juguetes" que le permitan distraerse. Durante la noche debe mantenerse cubierta la jaula para garantizar un buen sueño al animal.

Si no soporta la soledad, se recomienda al dueño dejar una radio encendida cuando debe cumplir sus actividades diarias y dejar sola a su mascota. Esta se mantendrá más serena y esperará con menos angustia la hora en la que su familia vuelve a reunirse en el hogar.

 

Errores comunes

  • No haga caso a los consejos que suelen dar quienes poco saben de loros. Más de uno de sus amigos le asegurará que su mascota se está arrancando las plumas por falta de compañero. Por lo general, esto no resuelve el problema, a menos de que se trate de un caso comprobado de frustración reproductora, lo cual solo puede ser diagnosticado por el veterinario.
  • La mayor parte de los loros que optan por arrancarse las plumas es porque están mal alimentados y un poco descuidados.
  • Adquirir un nuevo animal solo ocasionará más problemas para brindar los cuidados necesarios a las aves y lo más seguro es que solo se logre disminuir aún más la atención que se le brinda al primero y someter al segundo al mismo abandono.
  • Regañar al animal porque se arranca las plumas puede ser contraproducente en vista de que éste puede convertir el problema en la mejor manera de llamar la atención.
  • Tenga cuidado con los juguetes pequeños, como los que tienen cuentas plásticas o las cadenas de aros abiertos, ya que estos podrían causar accidentes fatales.

Revise la jaula

La mayor parte de las jaulas en las que viven los loros están más pensadas para satisfacer los gustos del propietario y no para garantizar al ave un recinto adecuado para vivir. Debe ser más larga que ancha, ya que estos animales no vuelan de arriba hacia abajo, o viceversa; lo más espaciosa posible, de manera tal que el animal estire sus alas con facilidad sin que sus puntas rocen los barrotes y lo suficientemente alta como para que la punta de la cola no tenga contacto con el piso.

Debe estar construida con materiales resistentes y no tóxicos, sin agujeros o zonas abiertas que faciliten las lesiones accidentales no solo de alas y cola, sino de picos y garras, y con la puerta lo suficientemente ancha como para que el animal entre y salga sin dificultad.

La jaula debe situarse de forma tal que el animal, sentado en su percha, pueda ver los ojos de las personas con las que convive. Si se ubica en el suelo, el loro no se sentirá cómodo y lo único que se logrará es que se mantenga alerta todo el día, sin posibilidad de relajarse y de pasar el día tranquilo. Esto puede causar el desarrollo de conductas agresivas, como, por ejemplo, arrancarse las plumas.

Como todos los seres vivientes, a los loros les gusta jugar, por lo que no deben faltar en sus jaulas elementos que les permitan distraerse y hacer frente a la aburrida vida en cautiverio. De esta manera, escaleras, cascabeles y columpios son indispensables. Lo mejor es tener una buena cantidad de estos elementos e ir cambiándolos, de forma tal de evitar que el animal se fastidie de ello.

 

Tanto si tienes mascota como si deseas una, aquí encontrarás todas las tiendas y profesionales para el cuidado de mascotas: alimentación, accesorios, juegos... HAZ CLIC AQUÍ y selecciona tu país y provincia

 

Guardar

Guardar

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2017/02/loro-150x150.pngShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 10) 5,00 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 152




Deja un comentario