El Canto de Oración. 1 La oración

 

II. La escalera de la oración

1. La oración no tiene comienzo ni final. Es una parte de la vida. Pero sí cambia de forma, y crece con el aprendizaje hasta que alcanza su estado informe, y se fusiona en total comunicación con Dios. En su forma de petición no necesita acudir a Dios y con frecuencia no lo hace, y ni siquiera implica creencia alguna en Él. En estos niveles la oración es un simple desear, el cual surge de una sensación de escasez y carencia.

La oración se encuentra unida al aprendizaje hasta que el objetivo del aprendizaje se ha alcanzado. Y entonces todas las cosas serán transformadas al unísono, y regresarán sin mancha a la Mente de Dios.

2. Estas formas de oración, de pedir desde la necesidad, siempre implican sentimientos de ser débil y limitado, y jamás podrían ser realizadas por un Hijo de Dios que sepa Quién es. Nadie, pues, que esté seguro de su Identidad podría orar en estas formas. Pero no es menos cierto que nadie que no tenga certeza sobre su Identidad puede evitar orar de esta manera. Y la oración es tan continua como la vida. Todo el mundo ora sin cesar. Pide y has recibido, puesto que has establecido lo que quieres.

3. También es posible alcanzar una forma más elevada de pedir desde la necesidad, puesto que en este mundo la oración es reparativa, y por lo tanto debe establecer niveles de aprendizaje. Aquí, la petición puede ser dirigida a Dios con creencia sincera, aunque aún sin comprensión. Un vago y usualmente inestable sentido de identificación se ha alcanzado generalmente, pero tiende a opacarlo un sentimiento de pecado de profundo arraigo. Es posible en este nivel continuar pidiendo cosas de este mundo en varias formas, y también es posible pedir regalos como la honestidad o la bondad, y particularmente el perdón de las muchas fuentes de culpa que inevitablemente yacen bajo cualquier oración de necesidad. Sin culpa no existe escasez. Los que no han pecado no tienen necesidades.

4. En este nivel viene también la curiosa contradicción de términos conocida como "orar por nuestros enemigos". La contradicción no se encuentra en las palabras mismas, sino más bien en la manera como usualmente se interpretan. Mientras creas que tienes enemigos, has limitado la oración a las leyes del mundo, y también has limitado tu habilidad de recibir y aceptar a los mismos estrechos márgenes. Y aun así, si tienes enemigos tienes necesidad de oración, y una muy grande por cierto. ¿Qué significa la frase realmente? Ora por ti mismo, para que no busques aprisionar a Cristo y de esa manera pierdas el reconocimiento de tu propia Identidad. No le seas traidor a nadie, o te traicionarás a ti mismo.

5. Un enemigo es el símbolo de un Cristo prisionero. Y ¿quién podría ser Él sino tú mismo? La oración por los enemigos se convierte así en una oración por tu propia libertad. Ahora ya no es más una contradicción de términos. Se ha convertido en una declaración de la unidad de Cristo y el reconocimiento de Su impecabilidad. Y ahora se ha tornado santa, puesto que reconoce al Hijo de Dios como fue creado.

6. Que nunca se olvide que la oración en cualquier nivel es siempre por ti mismo. Si te unes a cualquiera en oración, lo haces parte de ti. El enemigo eres tú, lo mismo que el Cristo. Antes de que pueda tornarse santa, pues, la oración se vuelve una decisión. Tú no decides por otro. Sólo puedes escoger por ti mismo. Ora verdaderamente por tus enemigos, puesto que aquí radica tu salvación. Perdónalos por tus pecados, y serás realmente perdonado.

7. La oración es una escalera que llega hasta el Cielo. Hay en la cima una transformación muy parecida a la tuya, puesto que la oración es parte de ti. Las cosas de la tierra se dejan atrás, ninguna se recuerda. No se pide, puesto que nada falta. La Identidad en Cristo se reconoce plenamente y se establece por siempre, incorruptible y más allá de todo cambio. La luz ya no titila más, y nunca más se apagará. Ahora, sin necesidades de ninguna clase, y revestida por siempre de la impecabilidad que es el regalo de Dios para ti, Su Hijo, la oración puede convertirse otra vez en lo que siempre estuvo destinada a ser. Puesto que ahora se eleva como una canción de acción de gracias a tu Creador, cantada sin palabras, o pensamientos, o vanos deseos, sin necesidad de nada en absoluto ahora. Así se extiende, como estaba destinada a hacerlo. Y por este regalo Dios Mismo da las gracias.

8. Dios es la meta de toda oración, y le da eternidad en vez de fin. Tampoco tiene comienzo, pues la meta no ha cambiado jamás. La oración en sus formas más tempranas es una ilusión, puesto que no hay necesidad de escalera alguna para alcanzar lo que uno nunca ha abandonado. Pero el orar es parte del perdón mientras éste, en sí mismo una ilusión, continúa sin lograrse. La oración se encuentra unida al aprendizaje hasta que el objetivo del aprendizaje se ha alcanzado. Y entonces todas las cosas serán transformadas al unísono, y regresarán sin mancha a la Mente de Dios. Por encontrarse más allá del aprendizaje, este estado no se puede describir. Las etapas necesarias para su obtención, sin embargo, necesitan ser comprendidas, si la paz ha de ser restaurada en el Hijo de Dios, quien vive ahora en la ilusión de la muerte y el temor de Dios.

 

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2018/03/oracion-aprendizaje-150x150.jpgShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 6) 5,00 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 87




Deja un comentario