El arte de ser agradecido [30-03-2020]

 

Mirando al televisor, con el primer café, observo las imágenes de los sanitarios que ayer recibieron unas coronas en muestra de agradecimiento, en las que se lee “La Corona que te mereces”, y veo en sus caras y gestos, no hacen falta palabras, la expresión de gratitud, que es mutua. Me hace recordar que la inmensa mayoría de nosotros les agradecemos enormemente su esfuerzo y labor, aunque también recuerdo al tipo que ayer tarde cruzaba con el perro nuestra plaza en el mismo momento del aplauso y merecido homenaje, llevándose unos pitos y algunas “consideraciones”, yo mismo le dije a Conchi, “donde cojones va este tío, ¿no hay horas en el día para pasear al perro?”. Pero dejemos ese detalle que tan sólo dice que todavía hay algún grano en el granero que es ajeno a la gratitud.

 

Un concepto éste, la gratitud, que puede ayudar a cambiar nuestras vidas, (a ver si consigo el contacto del paseante aludido y le envío esta columnilla). La gratitud nos puede ayudar a cambiar el enfoque de algunas cosas negativas y a recordar cuan valiosa es nuestra vida. El ser agradecido puede cambiar desde un día, hasta una vida completa, tan sólo necesitamos decir las palabras. Cuando practicamos la gratitud existe un sentido de respeto hacia los demás, además es la oración más simple, no hace falta una larga plegaria, decir gracias con el corazón es suficiente. Además, es importante sentirnos agradecidos para transformar la negación en aceptación, para poner orden en el caos, para convertir la confusión en claridad, una casa en un hogar o, como sucede a las ocho, unos extraños en amigos. Pero sobretodo porque, la verdad, sentirse agradecido es un gran antídoto contra la depresión, aunque la vida nos tumbe de vez en cuando, los seres agradecidos siempre encontraremos una razón, por pequeña que esta sea, para levantarnos. Y así, sin olvidar todo lo bueno que siempre hay en un día cualquiera, nuestro espíritu se alimentará en lugar de envenenarse.

 

Cultivar, pues, el arte de ser agradecido por todo lo bueno que viene a nosotros y dar las gracias continuamente por todas las cosas que suceden, es vital, ya que todas esas cosas contribuyen a nuestro progreso, debemos incluirlas en nuestra gratitud existencial, pues el agradecimiento con alegría es un pequeño mundo en la vastedad que nos asola.

 

Quiero levantarme por la mañana y pensar lo precioso que es el privilegio de estar vivo, de respirar, disfrutar, pensar, amar, hacer que cada día cuente. No quejarme de que las rosas tienen espinas, sino más bien, estar muy agradecido de que las espinas tengan rosas. No ser un corazón ingrato que no descubre la misericordia y sí ser un corazón agradecido que descubre bendiciones a cada momento. En definitiva, parafraseando a Einstein, observar que sólo hay dos formas de vivir la vida, una es pensando que nada es un milagro y otra es creyendo que todo lo es.

 

En fin, muchas gracias a tod@s por estar ahí cada día, no sabéis la terapia que realizo cada día al escribir unas notas para vosotr@s, algunas veces pensareis que mis palabras os pueden ayudar, pero en realidad el mayor beneficiado soy yo. Reitero: muchas gracias por estar ahí, muchas gracias por estar en mi vida, os quiero.

"Es a través de la gratitud por el momento presente que se abre la dimensión espiritual de la vida.” Eckhart Tolle

Hoy os dejo el enlace de una canción que habréis oído mil veces, escuchadla una vez más y seguro, que como a mí me ha sucedido, encontraréis nuevos mensajes en ella que, seguramente, no hablamos percibido. Ahí os dejo la versión de Facundo Cabral de "Gracias a la Vida"

Gracias y buen día a tod@s!!!

 Aquí a diario Mis Gastrotapasdesde la "Oronja Home"

 

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2020/02/pinche-feliz2-150x150.pngShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 1) 5,00 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 2




Deja un comentario