¿Cómo es el rey de los acuarios?

Su alteza real, el escalare, pertenece a la familia de los cíclidos, reconocida por los acuariófilos como la familia de los peces con personalidad. Es un pez pacífico que vive siete años, gusta demostrar su territorialidad con sus congéneres de menor tamaño y es famoso por la facilidad con que acepta el cautiverio, preferiblemente en acuarios grandes y alargados, apropiados por conservar alto el nivel del agua.

En libertad puebla las orillas de los ríos donde encuentra vegetación de tallo recto y duplica con facilidad los doce centímetros de tamaño que desarrolla en los acuarios. Es un pez tropical de agua dulce y aunque no es muy vistoso posee una peculiar morfología: un cuerpo en forma de disco aplastado del que parte la aleta dorsal y anal que simulan anchas velas de barco. También tiene muy desarrolladas las aletas abdominales que parecen dos largos radios espinosos.

escalare-pez

Dos bandas oscuras cruzan su cuerpo plateado, creando un original diseño que asemeja pequeñas flechas indicadoras que avanzan lentamente. En algún momento de su pausada marcha puede hacer gala de su capacidad de nadar hacia atrás.El carácter pacífico y la sociabilidad del escalare o pez ángel, permite su convivencia con el pez neón, siempre y cuando hayan crecidos juntos porque de lo contrario se muestra receloso y los recién llegados corren el riesgo de ser devorados como si se tratasen de simples gusanos.

No necesita de muchas atenciones, ya que se trata de un pez perfecto para quienes se inician en el apasionante mundo de la acuarofilia. Por norma general los jóvenes se mantienen en grupos, pero la pareja, una vez constituida, exige la posesión de un espacio delimitado.También es un pez muy selectivo, a la hora de buscar pareja no elige a cualquiera y cuando lo hace es para toda la vida.

Es estrictamente monógamo y su fidelidad supera la muerte del compañero, proyectándose por el resto de sus días. No es fácil distinguir al macho de la hembra, pero en la época de apareamiento pueden ser reconocidos. Facilita su reproducción y convivencia la preparación de escondites dentro del acuario, ya que estas especies se asustan fácilmente.

La hembra dispuesta para la reproducción se reconoce por la hinchazón ventral y la papila anal redondeada, mientras que el macho presenta la papila anal puntiaguda. Una vez emparejados se encargan de limpiar y preparar la zona que albergará la puesta: en las hojas, los tallos o en el cristal del acuario, donde la hembra adhiere los huevos, que fluctúan entre 300 y 400.

Padre y madre cuidan de la prole y renuevan el agua agitando sus aletas. Transcurridas entre 24 y 36 horas y siempre que se mantenga la temperatura del acuario entre 26-30C y un pH por debajo de 7, los huevos eclosionan y los padres se dedican a limpiar con la boca a las pequeñas crías, fijándolas sobre las hojas de las plantas. Los alevines permanecen colgados en las hojas mediante un filamento mucoso durante 4 o 5 días. Pasado este tiempo, sus progenitores los trasladan a un hoyo realizado en las capas del acuario, donde continúan siendo controlados hasta que se emancipen, lo que sucede transcurridos unos tres días.

Al cabo de una semana los alevines nadan libremente ayudados por los padres, y pueden ser nutridos con alimento finamente pulverizado. Es recomendable criar a los alevines sin la presencia de los padres cuando se trata de una pareja joven que procrea por primera vez.

Temperatura

El escalare es un ejemplar sensible a los cambios de temperatura. La mínima variación puede enfermarlo o hacerlo proclive a contraer una temible infección: la putrefacción de sus aletas, que se manifiesta con un engrosamiento y presencia de un tono blanquecino. Otra dolencia es el parasitismo por nematodos: pequeños gusanos que se instalan en su intestino y provocan inflamaciones y necrosis de órganos. Los peces con este problema no crecen normalmente, viven inapetentes y mueren repentinamente. Estos parásitos los adquieren en su hábitat natural, por lo que habrá que estar atento a los ejemplares recién adquiridos.

Variedad:

El acuarista distingue al escalare blanco u ordinario que proviene de un cruce entre el Pterophyllum scalare y el Pterophyllum eimekei; el escalare negro, variedad especial con el cuerpo más o menos negro, el escalare humo de aspecto intermedio y una mezcla de estas tres variedades que se presenta en la forma escalare velo provista de aletas largas y vaporosas. Se recomienda que esta variedad permanezca sola en el acuario, ya que representa una tentación para otros peces,que gustan mordisquear sus largas aletas, causándoles daño y transformándolas en jirones.

Macho o hembra:

Fuera del período de reproducción es difícil diferenciar el sexo del escalare. No obstante, M. Garnaud, del Instituto Oceanográfico de Mónaco, ofreció un método basado en la observación de la línea abdominal: recta para el macho y convexa e interrumpida con una escotadura en la base de la aleta anal para la hembra.

Alimentación

Su dieta se basa fundamentalmente en alimentos disecados, vivos y sustanciosos; aunque lo que más le gusta es la dieta fresca. Le agradan los pequeños crustáceos, los insectos y los gusanos, sobre todo las dafnias y el tubifex. Hay que tener presente que si en el acuario se tropieza con colegas más pequeños intentará comérselos.

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2017/05/escalare-pez-150x150.jpgShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 14) 5,00 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 7




Deja un comentario