Bonitos, fáciles de cuidar y cariñosos, los conejos son cada vez más solicitados como mascotas. Estos animales pueden vivir hasta diez años, siempre y cuando se les cuide apropiadamente.

 

Estos roedores se han convertido en mascotas muy buscadas. Además de bonitos, son resistentes siempre y cuando se les brinde el cuidado necesario y no exigen mayor espacio. Les basta una jaula lo suficientemente grande como para dar unos cuantos saltos, pararse, y salir de la misma un par de veces al día para explorar el entorno en el que viven.

Es importante saber la edad del conejo que se va a comprar. En primer lugar, asegúrese de que ha sido destetado después del tiempo adecuado. Es la mejor manera de evitar llevar a casa un animalito que no ha ingerido la cantidad de leche materna suficiente como para enfrentar ciertas enfermedades. Al menos, debe tener seis semanas de nacido antes de llegar a su nuevo hogar. Si es un animal sano será muy activo, con el cuerpo cilíndrico -es decir, la parte frontal tan ancha como la posterior- sin huesos salientes, de pelaje espeso y grueso, ojos limpios y transparentes, sin lágrimas, nariz seca y dientes ni demasiado largos, ni curvados, que le impidan comer con facilidad.

Como casi todos los roedores, los conejos se reproducen fácilmente. La gestación dura entre 28 y 31 días y la camada se compone de entre cuatro y seis crías, que requieren de un nido, que debe ser colocado en un rincón tibio y tranquilo de la jaula, que por supuesto debe tener el tamaño adecuado para albergar a los cachorros y a la madre con comodidad. Los conejos nacen ciegos y sin pelaje. A los cinco días aparece una pelusa sobre la piel y los ojos se abren a los diez. No deben ser destetados antes de cumplir las seis semanas de nacidos, edad ideal para que comiencen a comer alimento seco.

mascotas-conejos

Espacio suficiente

La calma es fundamental para ganarse la confianza de un conejo, que una vez en casa debe disponer de un recinto donde se sienta seguro, del alto y ancho suficiente como para que pueda caminar y pararse, con una bandeja para recoger excrementos y una puerta segura para evitar que escape.

Comederos

El plato para la comida debe ser pesado, para evitar que el conejo lo voltee, a prueba de mordeduras y fácil de limpiar. Y el bebedero -son ideales los verticales- no puede faltar. También es aconsejable agregar un trozo grande de madera para satisfacer la necesidad de roer de este animal.

Ubicación adecuada

La jaula no debe quedar expuesta a corrientes de aire. Es ideal colocarla en un sitio seguro, ventilado e iluminado, de forma tal que el animal pueda ver el entorno que lo rodea, lo que permitirá desarrollar su confianza.
Si decide mantener a la mascota fuera de la casa, asegúrese de que la jaula esté protegida de la lluvia y el sol.

Conejos saludables

La mayor parte de las enfermedades que afectan al conejo tienen su origen en la falta de cuidados adecuados, de modo que es posible prevenirlas mediante procedimientos convenientes de limpieza e higiene.

La mejor forma de darse cuenta de que un conejo se encuentra enfermo es observando si de alguna manera ha cambiado su apariencia habitual. El pelaje tieso o sucio, la nariz mojada y la falta de brillo de sus ojos son signos de que algo anda mal. Un conejo que come bien, que salta de un lado para otro y que está alerta con todo lo que ocurre a su alrededor, muestra que se halla perfectamente sano.

Entre las enfermedades más comunes destaca la enteritis, generalmente provocada por una dieta excesivamente rica en proteínas, que trastorna la digestión permitiendo el incremento de las bacterias intestinales, lo que afecta el aparato digestivo. Produce intensos dolores al animal, que puede morir si no se toman las medidas necesarias, entre ellas: cambiar la dieta a un buen heno y suministrarle manzanilla. Debe aislársele de otros conejos, y la persona encargada debe lavarse las manos para evitar transmitir la enfermedad.

Los conejos también son afectados por lombrices de diversos tipos. La mejor manera de evitar su presencia es cuidando la alimentación del animal y manteniendo su jaula o recinto limpio.

En cuanto a los parásitos de la piel, los piojos y las pulgas son los más frecuentes, aunque no debe descuidarse a las garrapatas, que bien podrían hacer de su conejo un excelente hospedaje. Producen picazón y costras en la piel, principalmente en la cabeza y en las ancas. El veterinario es la persona adecuada para recetar los medicamentos necesarios y para verificar que la causa de la irritación son los parásitos y no hongos.

Los problemas de salud causados por una dieta inadecuada pueden prevenirse siguiendo pasos sencillos: evitar cambios bruscos en la dieta, suministrar la cantidad de heno adecuada, mantener el plato de agua lleno y limpio y suministrando la cantidad adecuada de comida. De otra forma, el animal podría sufrir no solo de sobrepeso, sino de estreñimiento, que causa dolor y que puede ser fatal. Esté alerta ante la inapetencia y acuda al veterinario si su conejo rechina los dientes o si nota un abdomen duro, hinchado y tenso como la piel de un tambor.

Por último, cuide a su mascota de la sobre exposición solar, que causará insolación; y si se trata de curarle alguna herida, límpiela y aplique una pomada cicatrizante, sobre todo si se encuentra en las patas, ya que se infecta fácilmente.

Ejercicio

La falta de ejercicio es la causa del sobrepeso en estos animales. Déjelo correr libremente, en una habitación o al aire libre.
Ponerlo en contacto con sus congéneres lo estimulará para que se dedique a una actividad física mucho mayor.

Cuidado del pelaje

El conejo suele acicalar él mismo su pelaje y rodar de un lado a otro para librarse de los pelos sueltos. Solamente durante la temporada de muda tendrá que ayudarlo: debe hacerlo con un cepillo suave. No lo moje, ni lo bañe, puede resfriarse. Lo más adecuado es utilizar una esponja húmeda si se quiere retirar sucio del cuerpo del animal.

Cómo sostenerlo

Olvídese de levantarlo por las orejas ya que esto no solo le causa dolor, sino temor. Evite alzarlo por las extremidades, porque el tirón puede causar lesiones en articulaciones o cuello. La forma correcta consiste en tomarlo por los pliegues de la piel del cuello, teniendo cuidado de no clavarle sus uñas. Con la otra mano, soporte la parte trasera del cuerpo.

 

Tanto si tienes mascota como si deseas una, aquí encontrarás todas las tiendas y profesionales para el cuidado de mascotas: alimentación, accesorios, juegos... HAZ CLIC AQUÍ y selecciona tu país y provincia

 

Guardar

Guardar

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2017/04/mascotas-conejos-150x150.jpgShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 12) 5,00 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 10




Deja un comentario