1 ¿Qué es?

La osteoartritis o artrosis es una enfermedad degenerativa articular, caracterizada por la destrucción del cartílago hialino que recubre las superficies óseas. Lejos de ser un proceso estático, la artrosis se produce por un desequilibrio entre los mecanismos de regeneración y degeneración de dicho cartílago. Factores mecánicos y biológicos de diferente tipo, provocan una alteración del metabolismo del condrocito que determina la pérdida progresiva del cartílago hialino asociada a cambios del hueso subyacente (osteofitos y esclerosis subcondral), y de las estructuras periarticulares (derrame sinovial, laxitud ligamentaría y debilidad muscular).

2 ¿A quién afecta?

Es la enfermedad articular más frecuente en la actualidad con una incidencia en aumento, dada su marcada asociación con la edad. Hoy en día en la población general española la prevalencia de artrosis del 24%. Por debajo de los 55 años, la afectación articular es similar en hombres y mujeres. Por encima de esta edad, la articulación más frecuentemente dañada es la cadera en los hombres y las articulaciones de las manos en las mujeres.

3 ¿Por qué se produce?

No está claro si la artrosis es una única enfermedad o un espectro de patologías con unas manifestaciones clínicas y radiológicas similares. Así podemos clasificar la artrosis en dos grupos: primaria sin una causa definida y secundaria asociada a otras patologías (hemocromatosis, gota, diabetes mellitus, displasias óseas,...).

Sea o no conocida la causa última de la enfermedad, sí que podemos hablar de una serie de factores estrechamente ligados a su desarrollo:

Factores sistémicos (confieren susceptibilidad generalizada)
  • Sexo
  • Edad
  • Herencia
  • Osteoporosis (estado hormonal)
Factores locales (propias de cada articulación)
  • Obesidad
  • Inestabilidad articular (laxitud, deformidades)
  • Traumatismos repetidos
  • Sobrecarga articular (ocupacional...)

4 ¿Cuáles son sus síntomas?

El síntoma fundamental es el dolor, de inicio insidioso, profundo y mal localizado, que típicamente aumenta con el movimiento y mejora con el reposo. Conforme avanza la enfermedad, el dolor se hace continuo y apareciendo hasta en reposo. En ocasiones también hay rigidez articular agravada después del reposo, e incapacidad funcional de la articulación afecta.

artrosis-articulaciones

A la exploración física pueden observarse deformidades articulares, por aumento del componente óseo y capsular, y limitación de la movilidad con dolor a la presión, chasquidos y crepitación de la articulación. La radiología en las fases iniciales puede ser normal, aunque lo más típico es observar un estrechamiento de espacio articular asociado a esclerosis subcondral, aparición de osteofitos marginales (prominencias óseas), quistes y anormalidades del contorno óseo. No existen alteraciones de laboratorio específicas de la artrosis, ni marcador alguno que permita hacer un diagnóstico o seguimiento de la enfermedad.

5 ¿Cuál es el tratamiento?

El manejo de la artrosis está centrado en el tratamiento de sus manifestaciones clínicas y, en menor grado en su prevención. El objetivo será aliviar el dolor y evitar al máximo la incapacidad funcional. Además debe individualizarse para cada paciente. Las terapias actualmente disponibles son:

Tratamiento no farmacológico:

La fisioterapia juega un papel muy importante para mantener la fuerza muscular y la movilidad articular. Se debe planificar un programa de ejercicios para cada enfermo, complementado en los casos necesarios con electroterapia (onda corta) y termoterapia (calor local). Los aparatos ortopédicos pueden ser útiles en determinados momentos de la evolución de la enfermedad para permitir cierto reposos articular y evitar daños mayores como desviaciones, bloqueos o caídas.

Tratamiento farmacológico:

Puesto que en la actualidad no existe ningún tratamiento que pueda modificar la evolución de la enfermedad, los medicamentos empleados serán aquellos para controlar el dolor que produce la enfermedad. Hoy en día se recomienda como primera opción, el paracetamol, con menos efectos secundarios que los AINES y similar eficacia. En caso de ser necesario el empleo de antiinflamatorios, se tiende a emplear los inhibidores de la COX-2 (celecoxib y rofecoxib). El dolor en articulaciones superficiales con artrosis (manos, rodillas), puede aliviarse con el empleo de analgésicos tópicos.

El sulfato de glucosamina y el condroitín sulfato estimulan la síntesis de matriz extracelular del cartílago y parece que ejercen un control moderado sobre el dolor articular, si bien los estudios realizados no muestran resultados totalmente definitivos.

Los corticoides intraarticulares pueden ser eficaces en casos puntuales.

Cirugía:

Indicada en las fases tardías de la enfermedad cuando existe dolor refractario o importante trastorno funcional. Existen cuatro procedimientos quirúrgicos: la osteotomía (para corregir la distribución de cargas); la artroscopia (con lavado y desbridamiento intraarticular); la artrodesis (o fusión articular, útil en columna y pequeñas articulaciones); y la artroplastia o sustitución articular por una prótesis, muy útil en cadera y rodilla.

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2020/05/artrosis-articulaciones-150x150.jpgShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 1) 5,00 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 0




Deja un comentario