¿Qué es?

El ácido fólico es una de las vitaminas más necesarias en la vida de las mujeres, sobre todo antes de concebir y durante el embarazo. Y no es para menos si se tiene en cuenta la enorme importancia que puede tener en la salud del futuro bebé.

 

Aunque probablemente ninguna de las madres de la anterior generación lo tomó, hoy en día el ácido fólico aparece como imprescindible en la dieta de una futura madre. Ante esta novedad todos hacemos caso al médico, pero muy pocos saben qué es exactamente y porqué es tan importante su ingesta, tanto para ellos como para el feto.

Vital en la reproducción celular

El ácido fólico es una vitamina del complejo B que, junto con las del tipo B 12, interviene directamente en la reproducción celular y en la formación y crecimiento de diversos tejidos como son los músculos, los nervios y las células de la sangre. Es decir, que para que el feto se forme correctamente, es necesario su consumo.

De ahí la importancia de que esta vitamina se encuentre en cantidad suficiente en el cuerpo de la mujer que desea concebir. No solo se debe tener durante, sino también antes del embarazo, para así reducir el riesgo de tener un bebé con determinados defectos congénitos. Estos problemas se relacionan especialmente con el cerebro y con la médula espinal.

embarazo-

¿Por qué antes de la concepción?

La razón de la conveniencia de su ingesta ya antes de la concepción es sencilla. Se ha comentado que sus beneficios se relacionan con la médula espinal y el cerebro. Pues bien, el tubo neural se convierte en ambas partes del cuerpo entre los días 18 y 26 después de la concepción; esto es, antes de que la mayoría de las mujeres noten la primera falta de la menstruación. Por lo tanto, las féminas aún no saben que están embarazadas. Si se espera a tener la certeza del embarazo, será demasiado tarde.

Tres meses antes de la concepción

La recomendación de los especialistas es que se comience a ingerir ácido fólido tres meses antes de la concepción y, por lo menos, durante los tres primeros meses de la gestación. En cuanto a la cantidad, el servicio de Salud Pública de Estados Unidos la sitúan en torno a los 0,4 miligramos cada día.

Según los estudios realizados en este sentido, si se siguen esos consejos de consumo, el número de defectos de tubo neural en fetos disminuiría entre el 50% y el 60%. Por otro lado, las mujeres que ya han tenido un hijo con estos problemas, deberían tomar diariamente 4.0 mg de la vitamina, para así reducir en un 75% el riesgo de que el siguiente tuviera idéntico defecto.

Alimentos que lo contienen

Dicho todo esto, queda clara la importancia de la sustancia. Ahora es necesario saber dónde puede encontrarla, el consumo de qué alimentos debemos aumentar durante esas etapas tan importantes de la vida de una mujer.

En primer lugar, se debe destacar que los folatos no son abundantes en la mayoría de los alimentos, por lo que es conveniente suministrarlos con complejos farmacológicos. Además, por la forma de asimilarlo que tiene el organismo, su biodisponibilidad es del 50%; es decir, que cuando se obtiene de los alimentos, sóoo la mitad alcanza los tejidos. Por lo tanto, el aumento del consumo de estos alimentos debería ser realmente alto.

El ácido fólico se encuentra en las verduras de hoja verde, sobre todo la espinaca; también se halla en las coles de Bruselas y el brócoli. En cuanto a proteínas, se localiza principalmente en el hígado. Respecto a los hidratos de carbono, se encuentra en el germen de trigo, los cereales y el pan enriquecido. Además, aportan mucho ácido fólico las legumbres, como las lentejas y las judías.

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2014/11/embarazo-adolescentes-150x150.jpgShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 5) 4,80 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 21




Deja un comentario