Viviendo con los abuelos

 

Aunque el abuelo no sepa de vídeojuegos, puede ser un buen compañero, que ayude al nieto a hacer los deberes y alivie a los padres colaborando en el cuidado y educación de los niños. Por su parte, los abuelos rodeados de los suyos, disfrutan en esta etapa de sus vidas.

Si los nietos despiertan en los abuelos un instinto paternal casi extinto y los hace rejuvenecer, estos a su vez, son una fuente de experiencias y conocimientos de un tiempo pasado, que al niño casi resulta leyenda. Los padres pueden encontrar un poco de ayuda a la hora de cuidar y educar a sus hijos, y ¿quienes mejor y de más confianza que aquellos que han criado y educado a uno?

A pesar de las ventajas, puede haber momentos que resulten difíciles y en los que la convivencia puede resultar complicada. Los mayores están acostumbrados a una independencia que pierden, por lo menos en parte, al tener que vivir en la casa de sus hijos. Esta mudanza conlleva la adaptación a unas normas que en ocasiones pueden resultar incómodas. La paciencia ante esta forma de vida, también suele variar dependiendo si los abuelos son padres o suegros.

Los abuelos que crían a sus nietos dejan huellas en sus almas

Los abuelos que crían a sus nietos dejan huellas en sus almas

Nietos que rejuvenecen

El cariño que nietos y abuelos se profesan es muy especial. Los mayores ven al pequeño como algo propio, como fruto de su descendencia, aportándole nuevas sensaciones y satisfacción. Los abuelos recuperan ese niño que llevan dentro y no extraña verlos arrastrándose por el suelo detrás de los pequeños, saltando con ellos por el parque o poniendo voces para contarles historias.

Cuando somos padres sentimos que dios nos dio un pedacito de cielo. cuando somos abuelos sentimos que nos da un nuevo sol para iluminarlo

Cuando somos padres sentimos que dios nos dio un pedacito de cielo. cuando somos abuelos sentimos que nos da un nuevo sol para iluminarlo

Muchos son los padres que se quejan: conmigo no jugabas tanto, la disponibilidad de tiempo libre, hace que jugar con los pequeños sea uno de sus pasatiempos favoritos. En ocasiones, la relación es tan intensamente agradable para ambos que los padres de los niños se plantean: ¿Quién se lo pasa mejor? Al hacerse los niños más mayores, y ser más difícil seguir su ritmo físico, el abuelo pasa de ser un compañero de juegos a una referencia rica en vivencias, que en ocasiones puede hacer de puente entre padres e hijos.

Los abuelos y los padres

En una familia donde tanto el padre como la madre trabajan, la guardería o el colegio, se convierten en la única solución para que cuiden a sus hijos. En el caso de vivir con los abuelos, estos se convierten en una alternativa. Además de cuidarlos con cariño y responsabilidad, también pueden compartir sus juegos o ayudarles con sus deberes.

Si los abuelos son muy mayores o no se sienten capacitados para hacerse cargo de los niños, siempre podrán aportar su granito de arena, yéndolos a buscar al colegio, dándoles la comida o simplemente cariño. Para los mayores, compartir las tareas de los pequeños, lejos de ser una tarea pesada, es una doble fuente de satisfacción. Por una parte disfrutan del tiempo que pasan con sus nietos, riendo, jugando o hablando, y por otro lado, sintiéndose útiles.

Aunque la convivencia sea grata, muchos mayores sienten su presencia como una carga para sus hijos, el contribuir a su cuidado, les hace sentir menos culpables, aportando un poco de sosiego a la vida de la pareja.

Abuelos, nietos y educación

Aunque los abuelos no estén al día sobre vídeojuegos, pueden aportar a los niños otras formas de entretenimiento. Después de tantos años de experiencias y anécdotas, los pequeños se quedan hipnotizados por sus aventuras de otros tiempos. Les cuentan cómo eran sus padres de pequeños y a través de estas historias, los nietos además de satisfacer curiosidades, comprenden algo tan básico pero tan difícil de explicar como el significado mismo de la vida.

Muchos son también los abuelos que ayudan a los niños en los deberes escolares, sobre todo al principio. Incluso con esa increíble facilidad que tienen para contar historias, los pequeños obtienen valiosos conocimientos y valores. En muchas ocasiones, el futuro profesional o la hora de elegir estudios, se ve influenciada por las aficiones o actividades que inculcaron a los niños sus mayores, entre ellos sus abuelos.

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2015/08/Familiares-10-150x150.jpgShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 10) 5,00 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 52




Deja un comentario