Un grupo de investigadores de la Universidad de Navarra han demostrado por primera vez, con evidencias individuales, que a medida que aumenta el consumo de aceite de oliva disminuyen, hasta en un 74 por ciento, las posibilidades de sufrir un infarto de miocardio.

 

Las propiedades beneficiosas del aceite de oliva para el sistema cardiovascular se descubrieron en un estudio epidemiológico que dichos expertos han publicado en la revista científica "International Journal of Epidemiology" con el título "Efecto protector del aceite de oliva frente al riesgo de un primer infarto de miocardio: un estudio de casos y controles en España".

Los responsables del proyecto son el director del departamento de Epidemiología y Salud Pública de la Facultad de Medicina, Miguel Angel Martínez; y la doctora Elena Fernández, especialista en Cardiología de la Clínica Universitaria de Navarra, quienes contaron con la colaboración de los doctores Ernesto Martínez, María Prado, Claudia Brugarolas y Manuel Serrano.

aceite-oliva

Según precisó Miguel Angel Martínez, "se lleva mucho tiempo hablando de que la dieta mediterránea protege frente a las enfermedades cardiovasculares -la principal causa de mortalidad en el mundo occidental- pero, hasta la fecha, los conocimientos sobre el tema estaban basados casi exclusivamente en comparaciones internacionales".

 

"Nuestra aportación supone un importante paso adelante, ya que identifica el efecto protector de uno de los alimentos clave del patrón dietético mediterráneo", agregó este investigador, quien subrayó que, además, "nunca se habían obtenido resultados epidemiológicos de la protección del aceite de oliva sobre el infarto basados en observaciones realizadas en individuos particulares".

La investigación

Para realizar el estudio se seleccionó un grupo de 342 pacientes, de los que 171 habían sufrido su primer infarto de miocardio -casos- y los 171 restantes habían sido ingresados clínicamente por otros motivos -controles-. Tras una comparación "exhaustiva y múltiple" de los diversos factores de riesgo entre los casos y los controles, los doctores de la Universidad de Navarra llegaron a la conclusión de que el riesgo relativo de sufrir un ataque al corazón se puede llegar a reducir hasta en un 74 por ciento si los pacientes se sitúan en los niveles de consumo más alto de aceite de oliva.

El artículo también afirma que, en igualdad de ingesta energética, la procedencia calórica es determinante en el riesgo de padecer un problema cardiovascular. "Es decir, si una mayor proporción de las calorías que consume el paciente proviene del aceite de oliva en vez de otros alimentos, su riesgo de padecer un infarto de miocardio disminuye todavía más", concretó. Sin embargo, dicho experto reconoció que el tamaño de la muestra estudiada, aunque suficiente, no es muy grande. "El estudio tiene la ventaja de que hemos pretendido que nuestra selección esté metodológicamente muy cuidada. Estamos seguros de que todo aquél que padeció un infarto no había tenido ningún antecedente cardiovascular. Además, comprobamos su historial clínico para estar seguros de que nada hacía sospechar que iba sufrir un ataque. Esa es una importante razón por la que estamos convencidos de la relevancia de este hallazgo".

No obstante, indicó que este trabajo es sólo la primera etapa de un proyecto "mucho más ambicioso", el estudio prospectivo SUN (Seguimiento Universidad de Navarra) que, desde hace años, se viene desarrollando en colaboración con la Universidad de Harvard".

Add to Bufferhttp://www.tnrelaciones.com/informacion/wp-content/uploads/2014/10/olivas-150x150.jpgShare on LinkedInDigg ThisShare on Facebook
Votación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Votos: 14) 5,00 sobre 5
Loading...
Visitas totales: 9




Deja un comentario