CONSEJOS PARA TU BELLEZA » Cuidados de Belleza » Cuidados de Belleza para las Manos y las Uñas

Adiós a las cutículas

Las cutículas son esas antiestéticas pieles finas que aparecen alrededor de las uñas y consiguen acabar con todo el encanto de tus manos. Se forman bajo la raíz y van creciendo progresivamente hasta envolverla por completo. Al salir a la superficie quedan pegadas, sobre todo, en la base, creando un efecto de manos descuidadas que no nos gusta nada.

El problema se agrava cuando tus manos tienden a resecarse, pues las cutículas que se forman en ellas son mucho más grandes y gruesas de lo habitual.

Si estás cansada de esconder las manos en los bolsillos, no poder lucir tu esmalte preferido y deseas acabar de una vez por todas con estos pequeños pellejitos, préstanos tu atención y apúntate los siguientes consejos que van a permitirte darle a tus uñas un aspecto inmejorable.

Cuidado diario

La lucha contra las cutículas no permite ningún tipo de tregua. Para decirles adiós definitivamente el cuidado de tus manos ha de ser diario.

  • Lava tus manos cada vez que toques un producto químico, como los limpia hogares, con un jabón de PH neutro. No olvides enjuagarlas con abundante agua y secarlas minuciosamente, sobre todo las uñas y la zona que se encuentra entre los dedos, sin olvidar un solo resquicio.
  • Después de la higiene, coloca la punta de tus dedos sobre un papel absorbente y aplícate una crema especial para manos y uñas. Date un suave masaje hasta que el producto se absorba por completo. De esta manera, conseguirás hidratarlas y evitarás que se resequen.
  • Aprovecha la ocasión y, cada vez que utilices crema corporal hidratante o solar, no te laves inmediatamente las manos. Extiende los restos por tus uñas y deja que actúe durante un tiempo
  • Cuando vayas a hacerte la manicura, introduce unos minutos tus dedos en agua tibia con jabón para que las pieles se reblandezcan y queden elásticas.
  • Aplícate después una crema emoliente para ablandarlas aun más y disponte a retirarlas.
  • Mucha atención, nunca cortes las cutículas con una tijera. Coge un pequeño palito de madera, a ser posible de naranjo, y empújalas hacia abajo hasta que desaparezcan.

Como ves, tus uñas quedarán libres de esas molestas y desagradables pieles en un santiamén. 

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro