CONSEJOS PARA TU BELLEZA » Cuidados de Belleza » Cuidados de Belleza para las Manos y las Uñas

Mantén sanas tus uñas

El frío, el agua, los continuas rozaduras y los productos químicos, como los lavavajillas que utilizamos a diario o los disolventes para eliminar los restos de pintauñas, no son muy buenos amigos de nuestras manos, ni mucho menos de nuestras delicadas y sensibles uñas.

Para mantenerlas sanas y fuertes, necesitan que les prestes toda tu atención y cuidados. Recuerda que unas uñas sanas son el principio de unas uñas bonitas y seductoras. Si las maltratas sin piedad, pronto se deteriorarán considerablemente, perdiendo su brillo y vitalidad.

En el momento en que observes que tus uñas se agrietan, se rallan o incluso se rompen, debes ponerte "manos a la obra" y tomar ciertas medidas, teniendo en cuenta los siguientes aspectos.

  • Protección ante los enemigos...

Si no puedes con tus enemigos... ¡ponte unos buenos guantes de goma! Para evitar que tus manos y uñas sufran los nocivos efectos de los detergentes y otras sustancias, el primer paso es protegerlas haciendo que no entren en contacto directo con ellas. Cada vez que vayas a fregar los platos o trates con cualquier producto compuesto por agentes agresivos, equípate con guantes. Para introducírtelos y quitártelos fácilmente, ponles un poco de polvos de talco en su interior.

  • Productos de limpieza especiales para cuidar y proteger tu piel y tus uñas

Hoy en día, cuentas con una serie de fórmulas en el mercado creadas especialmente para el cuidado de tus manos y uñas. Muchos de los productos que normalmente utilizas para limpiar tu hogar contienen sustancias hidratantes y nutritivas que ayudan a conservarlas sanas, tersas y suaves.

  • Contra el frío y la humedad

Las inclemencias del tiempo, sobre todo en la época en la que el frío arrecia y el viento tiene un gran protagonismo, tus uñas sufren un importante deterioro. No permitas que esto llegue a ocurrir y enfunda tus manos en unos guantes de lana o cuero.

  • Tratamientos mal aplicados

Muchas veces, aquello que pensamos nos va a permitir conservar nuestras uñas en perfecto estado, consigue todo lo contrario. Cuando decidas utilizar un tratamiento cosmético, asegúrate antes de sus propiedades y, si tienes alguna duda, consulta a una persona especialista. Nunca dejes sobre tus uñas un producto más tiempo del necesario y sigue, paso a paso, todas las instrucciones de uso.

Si, a pesar de hacer todo lo posible para mantener tus uñas en el mejor estado, no consigues impedir que se dañen, no te preocupes, pues existen diversos tratamientos que actúan sobre la capa de queratina que las forma devolviéndole todo su vigor.

No escondas tus uñas y toma medidas.

  • Uñas frágiles y débiles

Que tus uñas estén frágiles y blandas se debe, en la mayoría de los casos, a una falta de minerales. Si tu cuerpo carece de sustancias tan necesarias para su regeneración, como, principalmente, el calcio, el hierro y el zinc, la queratina frena su crecimiento y se deteriora. Para evitarlo, deberás reforzar tu dieta con una buena cantidad de leche y derivados, como el yogur, el queso o la mantequilla, legumbres, carne, col, champiñones, marisco, pescado y naranjas. Por otro lado, si esto no es suficiente, tendrás que aplicarte, aproximadamente una vez a la semana, un sustancia protectora rica en vitaminas y queratina.

  • Cuando se quiebran fácilmente

Muchas veces, sobre todo a causa de los golpes y las rozaduras, tus uñas se rajan y se rompen, sobre todo si son frágiles. ¿Por qué? En muchas ocasiones debes buscar la respuesta en la falta de hidratación. Si tus uñas están resecas, debes aplicarte productos ricos en sustancias hidratantes y emolientes. Te recomendamos también que no las mojes con mucha frecuencia y, cuando lo hagas, las seques minuciosamente. Procura no dejártelas largas, pues el riesgo de rotura es mucho mayor. Córtalas cada semana y límalas con cuidado, siguiendo una única dirección. Si no lo haces, podrías engancharte, por ejemplo con la ropa, los pequeños salientes que dejan las tijeras y rasgarlas de nuevo.

  • Elimina las antiestéticas fisuras

Por todas las razones que hemos explicado en el anterior artículo, que podemos resumir en un sinfín de agresiones muy habituales como el agua, el frío, los detergentes y rozaduras, las uñas acaban agrietándose, formando múltiples y antiestéticas estrías. Si deseas acabar con ellas, púlelas con mucho cuidado y aplícate después un producto especial para cubrirlas. Si sufres este tipo de problema, lo mejor es que no las pintes durante una temporada y, en lugar del esmalte, uses cremas, como te hemos indicado, hidratantes y nutritivas.

Uñas sanas, fuertes y, por supuesto, preciosas...

 

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro