CONSEJOS PARA TU BELLEZA » Cuidados de Belleza » Cuidados de Belleza para el Rostro-Cara

Guapísima y con gafas

¿Eres de las que piensan que tus gafas solo muestran tu faceta de patito feo y ocultan el bello cisne que hay dentro de ti? ¿Odias llevarlas porque esconden tu maquillaje y aprovechas cualquier ocasión para dejarlas sobre la cómoda de tu dormitorio cuando sales de casa? Si hemos acertado, y tu respuesta es afirmativa, ya es hora que empieces a desterrar esas ideas de tu cabeza, pues no tienen nada que ver con la realidad.

Las gafas se han convertido en un complemento ideal que realza y enmarca las facciones de tu rostro, aunque también es cierto que, en muchas ocasiones, el tipo de problema visual que padeces puede hacer que tus lentes lleguen a distorsionar un poquito la forma de tus ojos y, como consecuencia, la expresión de tu mirada. Para acabar con estos pequeños inconvenientes y conseguir que la luz que emana de tus pupilas traspase los cristales, simplemente deberás tener en cuenta los siguientes consejos.

A tono con tu montura

Cuando vayas a maquillarte, recuerda que uno de los factores que van a influir de forma determinante en la elección de los tonos es el color de la montura de tus gafas.

  • Si es muy clara o transparente, lo mejor será que maquilles tus ojos con tonos muy subidos. Este contraste resulta perfecto y muy, muy llamativo.
  • Cuando, por el contrario, el color de tu montura es oscuro o brillante, como es el caso de las gamas eléctricas que están tan de moda, lo más conveniente es ensalzar tu mirada con colores muy suaves.
  • La montura de tus gafas también tendrán mucho que decir sobre la forma que debes darle a tus cejas para que la armonía reine en tu rostro.

Tu mirada a través de las lentes

Si padeces miopía, la forma de tus lentes hace que tus ojos parezcan mucho más pequeños de lo que son en realidad. Para contrarrestar este efecto óptico, tienes diversas, y muy eficaces, posibilidades.

  • A la hora de maquillarlos, es conveniente que utilices una sombra de ojos muy clara, de la gama pastel, para la zona del arco superciliar (que va desde el interior del párpado, junto al tabique nasal, hasta el centro del ojo) y otra un poco más oscura para cubrir la parte restante, del centro hacia fuera.
  • El trazo que marques con tu delineador ha de ser extremadamente fino, y debe ir, nuevamente, desde la mitad del ojo hacia el exterior.
  • Las cejas han de dibujarse arqueadas y con la zona del entrecejo bien marcada.

Cuando te han diagnosticado hipermetropía, ocurre lo contrario, es decir, las lentes aumentan el tamaño de tus ojos y el tipo de maquillaje que te apliques debe ir encaminado a paliar este efecto.

  • Maquilla tus párpados con sombras oscuras y difumínalas, con tonos más claros, cuando te vayas acercando al borde de las pestañas.
  • Traza, después, una línea a ras de las pestañas con un lápiz de ojos oscuro, pero que no sea negro.
  • Aplícate máscara en abundancia.

Si tu problema es el astigmatismo, tranquila, pues el tamaño de tus ojos no se verá alterado por el uso de las lentes correctoras.

  • Utiliza sombras de ojos rosadas. Juega con todas las posibilidades que te ofrece su variada gama de tonos, desde las más oscuras hasta las más claras. Los grises también darán un estupendo resultado.
  • El color más apropiado para la línea que bordea tus ojos es el azul intenso. Puedes extenderlo tanto a ras de pestañas como en su parte interior.
  • Finalmente, con la ayuda de la máscara, conseguirás alargar y arquear tus pestañas.
Tus gafas nunca más serán una barrera que impida mostrar tu belleza, sino todo lo contrario. 

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro