CONSEJOS PARA TU BELLEZA » Cuidados de Belleza » Cuidados de Belleza para el Cabello

¿Cada cuánto me lavo el pelo?

Esta parece ser la pregunta del millón, y es que, ciertamente, aquí sí que no hay normas establecidas.

Cada persona es un mundo y cada cuero cabelludo tiene sus necesidades. Sólo tienes que atenderle y escuchar qué necesita, qué te pide. Sólo así sabrás cómo mantener su estabilidad y ganar en belleza pero sin perder en salud.

El objetivo: un pelo limpio, bonito y sano. Y sin abusos de jabón.

Cada persona, dependiendo de si su pelo es graso o seco, corto o largo, claro o moreno, tiene sus propias necesidades (aunque a veces también se trate de manías) y pocos se ponen de acuerdo acerca de la frecuencia de lavado ideal.

Lo que sí aconsejan los dermatólogos y los estilistas más profesionales es que hay que frenar el abuso (cada día, con jabones diferentes...), que maltrata el ph de la piel e incluso acaba provocando heridas, irritaciones o caspa por un mal enjuague.

Aquí tienes los consejos que más te interesan para estar bonita sin tener que sufrir ni lamentar "víctimas". Toma nota, y a las dos semanas te garantizamos que obtendrás los primeros frutos.

Cabello graso

¿Crees que un exceso de grasa es excusa suficiente para lavar tu pelo diariamente con toda suerte de champús del mercado, a cada cuál más diferente?

Debes saber que en tu caso lo mejor es un champú especializado (por ejemplo de ortiga, kiwi... o si lo prefieres cualquiera de venta en farmacias que esté recomendado para ese uso) y que debes evitar, como hacen muchas, lavar tu pelo con el mismo gel que utilizas para el cuerpo. La piel de la cabeza duplica o incluso triplica en sensibilidad a la del cuerpo. La temperatura ideal para tu cabello es en tu caso la tibia, o incluso la fría, que ayuda a resecar, y el masaje debe ser siempre suave pero consistente, sin fricciones desmesuradas.

Lo ideal: resistirse a la tentación y lavar el pelo un día sí y otro no como mucho. Seguro que no se ve tan sucio como tú te crees... Con el tiempo, podrás incluso separar en dos días el momento del baño, porque tu pelo habrá ganado en confianza. Y tú también.

Cabello seco

Tienes suerte de que tu pelo no te exija demasiados "baños", aunque, eso sí, te veas obligada a recurrir a otros productos complementarios al champú de rigor, como regeneradores o suavizantes (que en el caso del cabello graso quedan terminantemente prohibidos) y nutrientes, entre los cuales te recomendamos especialmente aquellos derivados de productos naturales y no tan sujetos a la química.

En general, con un lavado semanal, y siempre haciendo uso de los productos recomendados, tienes suficiente. Pero si notas que con los días tu pelo pierde vida y brillo (algo muy común en este caso), puedes optar por ampliar la propuesta a dos lavados semanales, tras los cuales puedes prescindir perfectamente del secador, que no hace sino dañarte y añadir sequedad a tus puntas.

Cabello normal

El mercado de champús y productos especializados para el cabello ha puesto en tus manos todo un abanico de posibilidades que, sin excepción, ayudarán a tu cabello nutriéndolo, suavizándolo, protegiéndolo, regenerándolo... y todo eso sin daño alguno. Tu tipo de cabello tiene la ventaja de superar fácilmente los excesos y no requerir demasiada dedicación.

Pero si te interesa su salud y su brillo, te recomendamos que como máximo lo laves tres veces a la semana con un champú llamado de "frecuencia" (nunca el mismo gel del cuerpo), al que puedes añadir una vez por semana o incluso cada quince días un pequeño tratamiento de nutrientes como, por ejemplo, mascarillas capilares naturales.

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro