METAFISICA Y ESPIRITUALIDAD » Alquimia

De nuestra Gran Obra al blanco y al rojo

- Reducir a Mercurio, como se ha dicho más arriba, vuestra Cal viva sacada de la Luna. Ése es nuestro Mercurio secreto. Tomad cuatro onzas de nuestra cal, extraed el Mercurio de la Luna como lo habéis hecho antes. Recogeréis por lo menos tres onzas de Mercurio, que pondréis en un pequeño matraz de cuello largo, como se indicó.

Haced después una amalgama de una onza de verdadero Sol con tres onzas de mercurio vulgar y ponedla sobre el Mercurio de la Luna. Agitad fuertemente para mezclar bien. Tapad el recipiente con pasta y ponedlo en el hornillo, regulando el fuego en el primero, el segundo y el tercer grado.

En el grado primero, la materia se pondrá negra como el carbón: entonces se dice que hay eclipse de Sol y de Luna. Es la verdadera conjunción que produce un hijo, el Azufre, lleno de una sangre moderada.

Después de esta primera operación, se prosigue con el fuego del segundo grado hasta que la materia esté gris. Después se pasa al tercer grado hasta el momento en que la materia aparezca perfectamente blanca. Se aumenta entonces el fuego hasta que la materia se ponga roja como cinabrio y quede reducida a cenizas rojas.

Podrás reducir esta Cal a Sol muy puro, haciendo las mismas operaciones que para la Luna.

De nuestra Gran Obra al blanco y al rojo

De nuestra Gran Obra al blanco y al rojo

Etiquetas: -

Registros relacionados:

Digg it! Imprimir este registro