METAFISICA Y ESPIRITUALIDAD » Experiencias Vividas

Desde ese día, somos devotos de la Santísima Virgen de Guadalupe

¡Milagro!

- He vivido algunas experiencias extrañas, pero lo que voy a contarles, considero que es un Milagro.

Mi familia es católica y creemos en Dios pero negábamos el milagro de la aparición de la Virgen de Guadalupe, (nos basábamos en la historia, opinando que los españoles la habían inventado para someter al pueblo indígena en México etc...).

Sucedió que un día mis padres decidieron festejar con nosotras (seis hijas, nueve nietos y tres yernos) su aniversario de bodas haciendo un viaje en auto.

Ibamos divididos en tres autos, y eran aproximadamente las diez de la noche, cuando uno de los coches sufrió una avería en el motor. Había neblina en la carretera y lluvia, así que mi padre orilló el auto y los demás hicieron lo mismo, pero estábamos el borde de un precipicio y no había acotamiento para estacionarse, de manera que teníamos mucho miedo.

De repente como a cinco metros, vimos una pequeña capilla con una imagen de la Virgen de Guadalupe y tres veladoras, las cuales utilizamos para poner sobre la carretera como señal del auto averiado. También vimos un estacionamiento dónde los coches quedaron perfectamente estacionados.

La lluvia se hizo más intensa y mi madre y nosotras empezamos a orar diciendo: "Virgen Santísima de Guadalupe, protégenos bajo tu mirada piadosa. Madre nuestra, no nos abandones". Minutos después la lluvia cesó y el auto arrancó normalmente, lo que para nosotros resultó una gran sorpresa, y pudimos proseguir el viaje.

Al día siguiente, antes de alejarnos más de esa zona, todos decidimos pasar a dejar veladoras y flores a la capilla de la Virgen, pero al llegar nuestro asombro fue inmenso pues existía la imagen de la Virgen pero empotrada en el cerrito a dos metros de altura y no existía ningún estacionamiento, ni había capilla donde pudiéramos resguardarnos (como lo hicimos en la noche), el lugar era un trozo de cerro y la carretera que bajaba justo era una curva y ni siquiera era posible pararse, pues todo era precipicio.

A partir de ese día, somos devotos de la Santísima Virgen de Guadalupe, y una vez más la presencia de Dios se manifiesta en nosotros.

Desde ese día, somos devotos de la Santísima Virgen de Guadalupe

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro