ADOLESCENTES » Relación con los padres

¿Cuál sería una buena comunicación entre padres e hijos?

Como en toda convivencia, las normas y los esfuerzos por llevarlas a cabo siempre hacen que ésta resulta más fácil.

Los padres y los hijos pueden ayudar a mejorar su comunicación si adoptan las siguientes pautas de actuación.

Qué pueden hacer los padres.

Cuando sus hijos quieran hablar, pongan toda la atención en ellos. Dejen a un lado el periódico o la televisión.

Escuchen con calma y reflexión, tanto para oír como para comprender, el punto de vista de sus hijos.

Sean educados y amables, como si hablasen con un extraño. Si su tono aumenta o se vuelve furioso, el de su hijo, seguramente, les seguirá.

No juzguen a sus hijos. Sólo traten de entender sus sentimientos.

Estén dispuestos a hablar de todo tipo de temas. Que sus hijos siempre puedan recibir una respuesta de ustedes, aunque luego no la acepten.

Cuando algún comentario, idea o pregunta de sus hijos les parezca descabellada o ingenua, no se ría, les empequeñezca o humille.

Estimulen a sus hijos a participar en tareas que ellos mismos elijan, estas actividades pueden reportarles mucha confianza en ellos mismos.

Traten de alentar a sus hijos para que participen en las decisiones y trabajos familiares junto con ustedes.

Trate de elogiarles con frecuencia y adecuación, es decir, cuando lo merecen (nunca lo hagan por norma). Digan específicamente qué es lo que les ha gustado. Recuerden que muchas veces nos acostumbramos a dar por hecho lo bueno y sólo nos fijamos en lo malo para criticarlo.

Animen a sus hijos a que aporten ideas en las conversaciones, escúchenlas con educación (no las menosprecien) y respondan lo que piensan sobre estas ideas honestamente, pero con mucho tacto y respeto. La tolerancia es lo fundamental para la convivencia.

Es necesario para sus hijos el desafiarles en sus opiniones y costumbres. De este modo tratan de conseguir la separación y encontrar su propia identidad de adulto.

Qué pueden hacer los hijos.

Los padres no son el enemigo y, por tanto, no hay que mirarlos como tal. Su deseo es el bien para sus hijos, vosotros, pero la forma de demostrarlo no siempre va a estar de acuerdo con la vuestra.

Tratad de escuchar a vuestros padres con la mente abierta, poneos en su lugar, en la época que les tocó vivir. Mirad la situación desde su punto de vista.

Si compartís vuestros sentimientos con vuestros padres, les será más fácil comprenderos. Sus sentimientos también saldrán más a la superficie y el diálogo no será tan agresivo.

Mostrad respeto por vuestros padres de la misma forma en que lo haríais con un extraño. La educación, la tolerancia y la empatía son la base de una buena comunicación.

Hay que entender que los padres, como personas que son, tiene sus propias inseguridades, sentimientos y necesidades.

Asuman y cumplan con las responsabilidades que tienen en la escuela y en el hogar. Si los padres ven a sus hijos como responsables, tendrán más confianza para darles independencia.

Cuando haya que hacer una crítica a la familia, no se debe plantear sin más; de esta forma parece un reproche. Se tiene que presentar además una sugerencia para corregir aquello con lo que no estamos de acuerdo.    

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro