METAFISICA Y ESPIRITUALIDAD

La Reencarnación. Recoger los frutos de lo que hayamos sembrado

Así también como cada uno lleva su bagaje de lo bueno y lo no tan bueno que haya hecho en otras vidas; lo primero es el crédito, lo segundo, la deuda que debemos saldar.

No es un castigo, es simplemente recoger los frutos de lo que hayamos sembrado, es la Justicia Divina que actúa de manera impersonal.

Y que más justicia que recoger los frutos de lo que nosotros mismos engendramos, así el asesino muere matado de la misma forma, o el dadivoso premiado con una buena situación económica:

Es que se trata de la mejor enseñanza, ya que al sufrir en carne propia lo que le hacemos a otro, aunque sea en otra vida y sin recuerdo de la anterior, esa persona no vuelve a hacerlo.

La gente se pregunta porque no nacemos con el recuerdo de lo anterior, y es que si así fuera, no podríamos vivir esta vida en libertad.

La Reencarnación. Recoger los frutos de lo que hayamos sembrado

Supón que conoces tu vida anterior, y descubres que ese ser que hoy es tu pareja, fue tu gran enemigo en una vida anterior, esto conspiraría contra la función de esta vida, ya que están  relacionados nuevamente para aprender a amarse y no para revivir los antiguos odios.

O que tu hijo de hoy, fue tu asesino de ayer; sería simplemente espantoso no poder amarlo como progenitor, y la deuda no tendría fin.

Por lo tanto el hecho de nacer sin memoria de lo anterior, no es mas que una gran prueba de la gran compasión Divina.

Tal vez con una historia verídica, que apareció en una revista, hace unos años, tengas un ejemplo mas claro.

La Reencarnación. Recoger los frutos de lo que hayamos sembrado"Una niña nació en la India, y al aprender a hablar,  empezó a decir que ella era fulana de tal y que había vivido en Estados Unidos, en tal localidad, tal calle, que tenía tres hijos y que sus nombres eran ...  .

Y mas crecía, mas hablaba sobre esta historia y mayor era su angustia de no estar allí.

Tanto hizo, que se hicieron las averiguaciones del caso, y se confirmó que esa cierta persona había fallecido poco antes del nacimiento de la niña; por lo que sus hijos, eran ya personas mayores, pero estaban con vida.

La niña fue trasladada al lugar, reconociendo todo lo que allí había.

Uno de los hijos recordó que al morir su madre, no les había dicho donde estaban escondidas sus joyas.

Al hacérselo saber, la niña mostró debajo de que árbol del jardín, las había enterrado.

Al cavar en ese sitio, aparecieron las joyas, prueba que se añadió a otras muchas preguntas a las que fue sometida, lo cual dio por resultado que era suficiente como para demostrar que ella era la reencarnación que decía".

La Reencarnación. Recoger los frutos de lo que hayamos sembradoImagina a una niña, viendo a sus hijos con la edad de sus abuelos, a sus nietos, mayores que ella.  Solo la comprensión de la reencarnación que tenía por ser actualmente originaria de la India, la salvaron de la locura; pero igualmente no pudo integrarse ni a la nueva, ni a la vieja vida, por lo que eligió entrar en un monasterio, donde debe estar actualmente, ya que la historia no es muy vieja.

Se supone que este ser hizo esto como prueba fehaciente de la reencarnación para occidente; ya que esta no se efectúa instantáneamente.

Hay un montón de pasos anteriores, los cuales suelen tardar mucho más que el tiempo de una vida; por lo que se supone, que este tipo de casos se da por seres que se sacrifican para dejar una enseñanza.

O tal vez por Seres muy evolucionados que tienen una tarea muy específica de acuerdo al Plan.

El tema es sumamente amplio, pero espero te sirva de referencia, como para tener un concepto.

Si en algún momento, beneficia el camino de tu evolución, tu propio Ángel Solar te hace saber algo especial de tus vidas anteriores.

La Reencarnación. Recoger los frutos de lo que hayamos sembrado

La reencarnación hace posible la manifestación de nuestro propio karma, en ella vemos actuar la Ley de Causa y Efecto, hasta que lleguemos a un punto de nuestra evolución en que ya no necesitemos venir a esta escuela, como aquéllos que denominamos Maestros.

Aunque a veces lo hacen en ayuda hacia esta humanidad, no comprendiendo ésta, el gran sacrificio y la compasión de ellos.

La Reencarnación. Recoger los frutos de lo que hayamos sembrado

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro