PSICOLOGÍA » Control Mental

El poder de la imaginación

Los seguidores helénicos del Dios Hermes, quien, según la mitología, es el creador de todas las ciencias y de quien derivan las doctrinas herméticas, creían que resultaba posible curar las enfermedades visualizando un estado de completa salud. 

Este conocimiento de dos mil años de antigüedad fue olvidado en Occidente, pero se mantuvo vigente en todo el Oriente. Hasta ahora se trataba de un recurso atribuido a brujos, místicos o mentalitas, muy lejos de ser aceptado por el pensamiento racional.

Pero la ciencia no ha tenido más remedio  que asumir que el trabajo con imágenes ayuda a potenciar al máximo el rendimiento de la mente, ya que permite una comunicación directa entre el consciente y el inconsciente.

imaginaciónCuando imaginamos algo placentero, algo que nos beneficia, el cuerpo entra en estado de relajación y el cerebro opera a muy poca frecuencia (ondas alfa de 8 a 12 Hertz, diferentes de las beta de 13 o más hertz presentes en la actividad normal) situación en que los dolores y sensaciones se reducen al mínimo.

Ejercicio: 

  1. Relájese, respire profunda y acompasadamente y poco a poco vaya imaginando que se encuentra en el sitio donde querría estar. 
  2. Recree el panorama, los olores, los sonidos y hasta las sensaciones táctiles.
  3. Imagínese caminando o descansando, véase feliz y sano. No salga repentinamente de este estado. mantenga el ritmo de su respiración, cuente de diez a uno y abra lentamente los ojos.

Crear imágenes con nuestro ojo mental es pues una respuesta ágil e inmediata para combatir el estrés cotidiano y para lograr concentrar la atención bombardeada a diario por tantas distracción.

DCC: la sigla quiere decir, Desafío, Compromiso y Control, esta técnica permite afrontar las dificultades y males físicos como si fueran Desafíos u oportunidades en lugar de verse superado por ellas, de esta actitud se desprende el compromiso de encontrar un camino para la resolución. Y tener control supone no considerarse víctima de la situación sino conservar el dominio de la misma, tener capacidad para elegir y tomar decisiones. Asumir la responsabilidad sobre el propio bienestar. 

Cuando aceptamos nuestra responsabilidad, sin sentirnos víctimas ni adjudicando culpas a los demás no perdemos poder, sino que demostramos nuestra capacidad de afrontar la peor contingencia.

Si se enferma no se asuste. La situación puede tener un sentido positivo, se trata de una oportunidad única para cambiar, pues el cuerpo nos proporciona  todas las herramientas que necesitamos para comprendernos mejor.

Recuerde que con la mente usted lo puede todo, el éxito y el dinero, el amor y la felicidad, la salud y la vida.

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro