BODAS

¿Recién casados? ¿Sientes que tus familiares políticos te abruman?

Aflojando los lazos familiares
¿Recién casados? ¿Sientes que tus familiares políticos te abruman? ¿Notas que tu familia no se despega del acecho a tu pareja? ¿Crees que es el momento propicio para aflojar esos vínculos excesivamente estrechos con la familia, cuando tú y tu pareja necesitan tomar decisiones solos, vivir su propia vida, y componer su propia familia?

Es un hecho que cuanto más cercana ha sido la relación entre los miembros de una familia (ya sea a través del préstamo de dinero, los consejos, o la ayuda en los asuntos rutinarios) más difícil se vuelve abandonar esa influencia y dirigirse para todo, en cambio, al cónyuge. Esto no significa por cierto que el apoyo de la familia ya no sea necesario, sino simplemente que ahora son tú y tu esposo en primer lugar quienes deben brindarse un apoyo mutuo. Ambos cuentan con el otro y deben confiar uno en el otro.

Es de esperarse que se produzca una cierta "ansiedad de separación", especialmente en las familias más unidas. También los padres y hermanos lo sienten. Después de todo, deben afrontar el hecho de que ahora se encuentran en segundo lugar, lo cual nunca es fácil. Y en sus intento por permanecer conectados y por extender los lazos al nuevo hijo o hija políticos, pueden mostrarse entrometidos. O tal vez se vuelvan al extremo opuesto en su intento por respetar tu nuevo estado y privacidad haciendo menos frecuentes sus llamadas telefónicas y sus visitas.

Aún las familias que no eran muy unidas suelen sentir una fuerte pérdida con el casamiento de un hijo, y comienzan a veces a actuar en forma extrańa. Cuenta una joven recién casada que su madre se quejaba de que ella y su marido nunca iban a cenar a su casa. "Y yo tuve que decirle: No, mamá. Si no venimos para cenar es porque tú no cocinas. ¡Yo tampoco venía a cenar a casa cuando era soltera! Así que, ¿de qué estás hablando?"

Las familias están formadas por personas, y las personas no son perfectas. Se olvidan, o prefieren recordar las cosas de otra manera, o quieren que tu casamiento sea un nuevo comienzo para ellos también. Ten paciencia. Con el tiempo, el alejamiento y la incomodidad que tal vez sientas ahora en las situaciones familiares irán desapareciendo, y más adelante se presentarán otras maneras de volver a relacionarse unos con otros.

Puedes comenzar por una conversación con tu pareja, tratando de establecer entre los dos los límites del alcance de la relación con los familiares directos. Y qué tipo de decisiones o experiencias desean emprender los dos juntos, sin necesidad de consultarlo o comentarlo en familia.

Esta es una parte muy importante al camino de la independencia, pues implica un reacondicionamiento de alguno de los dos, o los dos juntos, inclusive. Luego, una segunda conversación, directa pero cuidadosa, con los miembros de tu familia correspondientes; evita herirles y sé claro. Comienza por marcar los límites, mencionar lo que te gustaría, etc. Y, por último, ármate de paciencia, porque todos deberán acostumbrarse a esta nueva familia, que conforman tú y tu pareja.

Nota: ¿Quieres respuestas a todo aquello que no te atreves a preguntar? Todo eso que crees que es tabú o prohibido, no lo es. Te invitamos a que accedas y resuelvas de forma seria, responsable y en profundidad todas tus dudas al respecto. Clic Aquí

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro