PSICOLOGÍA

Cuando las cosas te clavan los dientes…

 

Solemos responder con el stress, el mal de finales del siglo XX y de comienzos del XXI. Aparte promete quedarse un buen tiempo con nosotros, mientras que la vida sea tan agitada, tan atareada y tan competitiva.


La obtención de los objetivos, la mala alimentación, la competencia, el deseo de ser reconocido, y muchas otras cosas más que usted, desee agregar, nos pone en un estado de tensión, mal humor, desconcentración, cansancio, mal sabor de boca, gastritis o en el peor de los casos úlceras. Estos síntomas y signos diversos dan como resultado el síndrome del stress.

Lo peor es que cuando llegamos a casa, ese problema que "dejamos en el trabajo" nos lo traemos, descobrándonos con la esposa o el esposo, los hijos; éstos a su vez, con su propio mundo enfrentan sus posiciones y resienten la discusión. Otro mundo aparte sería los problemas propios de la casa: cuentas composturas, etc. Solamente de pensarlo a cualquiera le daría tensión.

 

relajación


Al percatarse de todo esto, pare en su trabajo cinco minutos.

 

  • Inspire y expire. Sienta como penetra el aire por sus fosas nasales, va por la tráquea, llega a los pulmones.
  • Ponga su mente en blanco.
  • Póngase laxo sentado en su silla o si tiene un lugar para recostarse, allí. Sienta las sensaciones de su cuerpo, trate de acompañar a su corazón, expirando e inspirando.

En el hogar, hágalo por un poco más de tiempo.

  • Comparta sus problemas con sus familiares, descárguelos que así descargará la tensión, y el stress.
  • Aliméntese a sus horas, mastique despacio y muchas veces. Las personas con stress mastican dos veces y pasan el mal formado bolo alimenticio como si fuese un ducto, reforzando así sus problemas estomacales.
  • Camine, no corra. Sienta el apoyo total de la planta de sus pies en el suelo.
  • Realice deporte dos veces por semana.


Luego de realizar estas actividades analice como se siente. Si no nota cambios, sería bueno que le hagan una evaluación de stress y se someta a una simple terapia de relajación. Si nota la diferencia, aconseje a los demás. El stress puede llevarlo a inhabilitarlo tanto en su vida social como personal. Piénselo.

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro