SALUD » Cáncer

Diagnosticar el cáncer de la próstata

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el cáncer de la próstata se utilizan pruebas que examinan la próstata y la sangre. 

Entre las pruebas y procedimientos que se pueden utilizar se encuentran los siguientes:

Examen digital del recto (EDR): consiste en un examen del recto mediante el cual. El médico o la enfermera inserta un dedo dentro de un guante lubricado en el recto y palpa la próstata a través de la pared rectal en busca de nódulos o áreas anormales.

Examen rectal digital (ERD). El médico inserta un dedo dentro de un guante lubricado en el recto y palpa la próstata para determinar si existe alguna anomalía.
  • Antígeno prostático específico (APE): prueba de laboratorio que mide las concentraciones del APE en la sangre. El APE es una sustancia producida mayormente por la próstata que se puede encontrar en mayor cantidad en la sangre de los hombres que tienen cáncer de la próstata. La concentración de APE también puede ser elevada en los hombres que sufren una infección o una inflamación de la próstata, o que tienen una hiperplasia prostática benigna (HPB; aumento de tamaño de la próstata de origen no canceroso).
  • Ecografía transrectal: procedimiento por el cual se inserta en el recto una sonda que tiene aproximadamente el tamaño de un dedo para examinar la próstata. La sonda se utiliza para hacer rebotar ondas de sonido de alta energía contra los tejidos internos de la próstata (ecografía) y crear ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos corporales denominada ecograma. La ecografía transrectal también se puede usar durante una biopsia.

 

Ecografía transrectal. Se inserta una sonda de ecografía en el recto para examinar la próstata. La sonda hace rebotar ondas sonoras en los tejidos corporales para producir ecos, los cuales forman una ecografía (imagen computarizada) de la próstata.

Biopsia: extracción de células o tejidos realizada por un patólogo para observarlos bajo el microscopio. El patólogo examina la muestra en busca de células cancerosas y determina la puntuación de Gleason. La puntuación de Gleason varía de 2 hasta 10 y describe la posibilidad de que el tumor se disemine. Cuanto más baja la puntuación, menor la probabilidad de diseminación del tumor. Existen dos tipos de procedimientos de biopsia que se emplean para diagnosticar el cáncer de la próstata.

Biopsia transrectal: extracción de tejido de la próstata mediante la inserción de una aguja fina a través del recto hasta la próstata. Este procedimiento se suele practicar con ecografía transrectal para ayudar a guiar la aguja. Un patólogo examina el tejido al microscopio en busca de células cancerosas.

 

Biopsia transrectal. Se inserta una sonda de ecografía en el recto para mostrar dónde se encuentra el tumor. Después, se inserta una aguja por el recto hasta la próstata para extraer tejido de la próstata.

 

Biopsia transperineal: extracción de una muestra de tejido prostático mediante la inserción de una aguja fina a través de la piel entre el escroto y el recto hasta la próstata. Un patólogo examina el tejido al microscopio en busca de células cancerosas.

 

Ciertos factores afectan el pronóstico (la probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

 

El pronóstico (posibilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de lo siguiente:

  • El estadio del cáncer (ya sea que afecte parte de la próstata, que involucre toda la glándula o que se haya extendido a otras partes del organismo).
  • La edad y la salud general del paciente.
  • Si el cáncer ha sido recién diagnosticado o ha regresado

El pronóstico depende también de la puntuación de Gleason y el índice de APE.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer
http://www.cancer.gov/espanol/

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro