INFANCIA » Alimentación

¿Qué hacer y porqué con los Niños y Niñas que comen mal?

Los chicos que comen mal. El consumo variado de alimentos es la clave para que nuestros chicos no sufran los daños irreversibles causados por la falta de micronutrientes. Cuáles son los momentos en que la alimentación debe ser óptima. Los trucos para que los más chiquitos aprendan a comer de todo.

Chicos que no comen lo que se les ofrece, chicos que comen mal, chicos a los que aunque hacen varias comidas al día les faltan nutrientes fundamentales.

¿Qué causa estos problemas? A veces, la falta de conocimiento sobre el tipo de nutrientes que se necesitan y la importancia que tienen en determinadas etapas del desarrollo.

También, el desconocimiento acerca de la manera de ofrecerlos, en cuanto a sus combinaciones y forma de prepararlos. Resolver estas situaciones es sencillo, hay reglas básicas y algunos detalles importantes que le contamos a continuación.

Qué hacer y porqué con los Niños y Niñas que comen maEl poder de los micronutrientes

Aunque los chicos estén en su peso y aun por encima de éste puede suceder que tenga carencias de micronutrientes esenciales que influyen en su crecimiento y desarrollo normal. Cuando algunos de ellos faltan, las consecuencias son irreversibles.

Calcio. Se encuentra en los lácteos (leches, yogures y quesos), y si es insuficiente su consumo puede provocar alteraciones del desarrollo normal de la estructura ósea y osteoporosis futura. El momento de mayor necesidad de este mineral es la adolescencia.

Hierro. Podemos encontrarlo en las carnes (rojas, pollo, pescado). La falta de hierro suficiente provoca anemia. Se puede manifestar con alteraciones en el desarrollo psicomotor de los más chiquitos y, en los chicos en edad escolar, con dificultades de aprendizaje y falta de atención. Estos chicos suelen ser apáticos y con falta de concentración, frecuentemente catalogados como "vagos". Esta deficiencia es habitual en nuestro país a pesar de ser buenos consumidores de carne. Para evitarlo, a partir de los seis meses hay que comenzar a administrar al bebé productos cárnicos. En ese momento de la vida comienza a disminuir el depósito de hierro adquirido por el bebé a través de su madre.

Los Chicos que comen malCinc. Lo hallamos principalmente en los alimentos de origen animal. Su disminución provoca retraso de crecimiento y de la maduración sexual en los chicos e interfiere en el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Vitamina A. Se encuentra en el hígado, los lácteos enteros, los vegetales amarillos, especialmente si están cocidos. Hay estudios que relacionan su escaso consumo con baja talla.

Las deficiencias de nutrientes se producen como consecuencia de consumir una cantidad menor a la recomendada para un desarrollo normal. También en algunos casos por eliminación aumentadas por diarreas.

Momentos clave para incorporar alimentos

La alimentación de los bebés presenta momentos clave en que es necesario suministrarle los alimentos necesarios para que pueda desarrollarse normalmente. La disminución en el consumo de alimentos ricos en los micronutrientes que hemos mencionado provoca consecuencias a veces irreversibles.

Ayudar a estimular el que los niños coman de todoA los 6 meses se inicia una etapa de rápido crecimiento y lo mismo sucede a los 2 años. Si la alimentación ha sido adecuada, cuando llegue a la pubertad y se produzca el desarrollo de esa edad, crecerá lo que su potencial genético le determine.

Durante el primer año de vida se aconseja evitar el consumo de infusiones y postergar lo más que se pueda el inicio de la incorporación de leche de vaca, porque provoca un efecto a nivel intestinal que impide la absorción del hierro. Si hay que darle leche, ésta debe ser enriquecida con hierro.

Es aconsejable usar las leches formuladas especialmente para bebés, que además de tener hierro, tienen otros micronutrientes. Si se usan otras leches se recomiendan que sean en polvo, o tratadas a ultra temperaturas. También se aconseja incorporar alimentos infantiles, enriquecidos con hierro, como los cereales precocidos.

Cuando se suplanta la mamadera por comidas (papillas) uno de los problemas más comunes es que la alimentación que se ofrece no posee todas las calorías ni todos los micronutrientes necesarios. Para evitarlo, lo recomendable es enriquecer las papillas con carnes, quesos y aceites.

Alimentos que le gustarán a los más jovenesEstimular la variedad

El mejor amigo de una buena alimentación es la variedad (carnes de todos los tipos, verduras y frutas de todos los colores). Sabemos que los chicos pequeños pasan por etapas en que rechazan en formas sistemática ciertos alimentos y sólo aceptan 2 o 3.

Estás etapas son sólo eso, la mejor manera de superarlas es poniendo sobre la mesa una variada oferta de alimentos que incluya los rechazados.

Finalmente, el chico los comerá. No es conveniente dejarse llevar por la frustración que provoca esta actitud del chico y eliminar esos alimentos del menú.

Los especialistas afirman que los chicos necesitan meterse en la boca un alimento dado hasta ocho veces hasta finalmente aceptarlo. Con frecuencia, la negación sistemática a probar alimentos nuevos es una actitud defensiva frente a lo desconocido.

Lo que se debe evitar es que ciertos alimentos muy accesibles y atractivos para los chicos, como la hamburguesa con papas fritas, se transformen en la base de la dieta en lugar de un plato que se ingiere de vez en cuando.

El ritmo de vida actual impone que con frecuencia se salga a hacer las compras sin un plan claro y en consecuencia se compre de acuerdo con lo que parece más atractivo. Para evitar esta situación conviene tener en cuenta estos consejos.

* Ponerse de acuerdo con la familia y armar menúes ricos y nutritivos para toda la semana.

* Será útil anotar las comidas habituales y hacer luego las adaptaciones o agregados necesarios para balancearlas.

* Al momento de servir, tener en cuenta que la comida entra primero por los ojos.

* Lo ideal es que haya alimentos variados de los 5 grupos básicos en cada comida.

* Cuando se va al supermercado tratar que entre el 60 y el 70 por ciento de los alimentos del carrito sean frescos y de estación.


Trucos para los más chiquitos

* Predique con el ejemplo. Los chicos copian de sus padres los gustos y aversiones. Si sus padres no consumen verduras o frutas los chicos no lo harán. Respete los horarios de las comidas para que no "piquen" mientras esperan y haga que los chicos se sienten a la mesa.

* Cuando vaya al supermercado pídale a sus hijos que elijan frutas y verduras basándose en los colores y oriéntelos hacia las que no han probado.

* Si rechazan la leche puede reemplazarla por queso, yogur solo o con frutas, licuados, arroz y postres con leche, flan o cereales con leche.

* Pida a los chicos que la ayuden a preparar el desayuno y las comidas. Esto los hace desarrollar interés por los alimentos y los vuelve entusiastas para probar y comer nuevos alimentos.

* Muchas verduras son mejor aceptadas por los niños cuando se sirven gratinadas con queso.

* Haga hamburguesas en casa con carne magra, y agréguele a la mezcla avena arrollada o verdura rallada finita. Si hace papas fritas, o milanesas, use una sola vez el aceite y escúrralas bien. No las haga más de una vez por semana.

* No utilice los dulces o golosinas como premio o castigo. No los excluya completamente: es mejor ofrecerlos al final de las comidas, nunca en medio de una, porque disminuye el apetito.

* Las comidas entre horas pueden ser buenas para los niños. Hay alimentos nutritivos que pueden ayudarlos a obtener nutrientes que necesitan: por ejemplo, cereales solos, con leche, frutas o yogur; frutas, en gajos, en ensalada o licuados; leche sola o con cacao, yogur, flan, cubitos o rollitos de queso, tiritas de zanahoria, brochette de queso y tomate, mini sandwiche de queso, tomate y lechuga;. gelatina sola o mezclada con jugos, frutas o queso blanco.

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro