SALUD » General

Una intervención quirurgica puede evitar la hipersudoración

La electrocoagulación de las terminaciones de dos o tres ganglios del sistema nervioso simpático, localizados en la parte superior del tórax y a los que se llega por una pequeña abertura practicada en las axilas, puede evitar la hipersudoración.

El cirujano pediátrico Pedro Olivares, del hospital madrileño "La Paz", que ha practicado la intervención a unos cuarenta niños y adolescentes, indica esta operación sólo en caso de "hiperhidrosis" y explica que "este problema no tiene nada que ver con la sudoración debida al calor o al nerviosismo, sino que supone tener las palmas de las manos o las axilas auténticamente mojadas, que gotean".

Los que la padecen, agrega, se ven incapacitados para escribir una página sin mojarla, para tocar algunos instrumentos sin que resbalen los dedos de las teclas, para coser o realizar otras labores manuales y, en muchos casos, para llevar unas relaciones sociales con normalidad. "He tenido el caso de una niña que acudía siempre al colegio con una caja de guantes de algodón, que se tenía que ir cambiando a lo largo de la jornada escolar, y el de una joven que, cuando acudía a una entrevista de trabajo, le daba un beso al jefe de Personal de la empresa en cuestión por vergüenza a tender su mano mojada y a sabiendas de que no era lo más adecuado".

La operación

La intervención quirúrgica para suprimir la función de determinadas glándulas sudoríparas, controladas por el sistema nervioso simpático autónomo, se hace por vía toracoscópica y requiere que el paciente sea anestesiado. La operación dura unos veinte minutos y se realiza a través de dos pequeñas incisiones practicadas en los huecos axilares. Por esas aberturas se introduce un único instrumento quirúrgico, una óptica angulada que está conectada a una cámara de televisión para ofrecer una visión del interior del tórax y que tiene un garfio de "coagulación monopolar", un bisturí eléctrico que quema las terminaciones de los ganglios.

Si hay que solucionar una hiperhidrosis únicamente palmar se actúa sobre los ganglios T2 y T3, localizados sobre la cabeza de las costillas segunda y tercera, y en el caso de que la hipersudoración sea también axilar se destruye también el T4 (sobre la costilla cuarta). Esta operación se debe realizar sobre los dos lados, y Oliveras aseguró que "la sudoración cesa inmediatamente, de manera que el paciente comprueba al despertarse de la anestesia que sus manos y axilas se han secado".

Oliveras manifestó a Efe que la intervención con esta técnica endoscópica es poco invasiva y se realiza en un reducido número de hospitales españoles, ya que otros centros continúan abriendo el tórax para acceder a esos ganglios. Aunque aseguró que en los casos tratados en su hospital no se han producido efectos secundarios tras la operación, manifestó que algunos facultativos han descrito como complicación posible la aparición de una sudoración compensatoria en tronco, piernas y pies, "aunque cuando ha surgido este problema, los pacientes lo han tolerado mejor que la sudoración en zonas más visibles."

El especialista indicó que determinadas razas como las nórdicas y la judía son más propensas a la hipersudoración, lo que hace suponer que está ligada a un gen que provoca una hiperfuncionalidad de las glándulas sudoríparas. El problema se desencadena desde edades muy tempranas, de manera que a veces ya se manifiesta a los tres o cuatro meses de vida, y se exacerba cuando el afectado se encuentra nervioso o padece ansiedad.

Reconoce que la solución quirúrgica a esta patología es poco conocida entre los propios especialistas médicos, y estima que las consultas de Dermatología y Pediatría son las más adecuadas para detectarla y derivar el problema a los cirujanos competentes.

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro