DIETÉTICA Y NUTRICIÓN » Alimentos

El azucar no siempre es dulce

El azúcar refinado, comúnmente llamado "blanco", es un producto cristalizado de sabor dulce, que se extrae de la caña de azúcar y de la remolacha, sobre todo, y que, calentado a más de 200 grados, se convierte en caramelo.

El proceso de obtención industrial del azúcar refinado lleva consigo la destrucción de 64 nutrientes vitales para el organismo, presentes en las materias primas de las que se obtiene: azufre, calcio, fósforo, vitaminas (A, B y D), fibra... Es, pues, un producto sin apenas valor nutritivo y que presenta algunos riesgos para la salud.

El azúcar refinado puede:

1) Paralizar la inmunidad natural, favoreciendo la proliferación de bacterias nocivas. Parece ser que disminuye la actividad fagocitadora de los glóbulos blancos.

2) Dañar el esmalte de los dientes y estimular la formación de placas de sarro y caries.

3) Perturbar el equilibrio biológico de la flora intestinal.

4) Provocar la aparición de afecciones como la cistitis, la rinitis o la faringitis.

5) Elevar rápidamente el nivel de azúcar en sangre, a causa de su fácil absorción.

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro