DIETÉTICA Y NUTRICIÓN » Nutrientes

Vitaminas contra el deterioro cognitivo

Diversos especialistas , aseguran que existe una relación probada entre los problemas de la nutrición y el deterioro cognitivo.

Así, las personas mayores son las más propensas a padecer déficits nutricionales, los cuales pueden repercutir tanto en la salud física como en la mental, pues con la edad la digestión y capacidad de absorción de nutrientes empeoran. Numerosos estudios han asociado la malnutrición a patologías como degenerativas como arterioesclerosis, infarto de miocardio, cáncer, osteoporosis, enfermedad de Alzheimer, Parkinson, cataratas, degeneración macular, trastornos gástricos y complicaciones de la diabetes, entre otras.

Las investigaciones realizadas en este ámbito indican que las vitaminas antioxidantes como la E y C y otras del grupo B, la B6, B12 y los folatos, contribuyen a reducir el riesgo de trastornos neurodegenerativos relacionados con la edad. No obstante, nadie pone en duda que, en la mayoría de los casos, el deterioro cognitivo es de origen multifactorial.

En este sentido, para la Dra. Marcela González-Gross, colaboradora científica del Instituto de Nutrición de la Universidad de Bonn, Alemania, es cierto que "cada vez es mayor la evidencia científica que demuestra el papel de la nutrición en el desarrollo de múltiples enfermedades crónicas", pero afirma que aún "son necesarios más estudios longitudinales para establecer una posible conexión entre la ingesta de nutrientes, en especial las vitaminas, estado de nutrición e hipofunción cognitiva".

 A pesar de la necesidad de encontrar evidencias más concluyentes, existen referencias estadísticas en las que se señala que las vitaminas están implicadas en varios procesos causantes del deterioro cognitivo y se pueden tomar determinadas medidas para reducir el impacto de esta carencia sobre los trastornos neurodegenerativos.

   Intervienen en múltiples procesos metabólicos y su falta o deficiencia provoca que éstos no se realicen apropiadamente. Las personas mayores son las que más posibilidades tienen de padecer las repercusiones, las cuales son más graves según aumenta la edad del afectado.

Cabe esperar que este problema vaya aumentando paralelamente al incremento de las expectativas de vida. En la actualidad, existen más de 580 millones de personas mayores de 60 años y en las próximas dos décadas se espera que esta cifra se duplique. Además, el sector que más va a crecer dentro de este colectivo son los octogenarios, que llegarán a ser más de un tercio de la población anciana mundial.

   De todas las patologías degenerativas, la demencia es la que tiene más prevalencia entre estas personas. Dada la importancia de la  nutrición, es necesario aumentar el control y vigilancia de la dieta de los mayores, ya que las carencias en ellos son más graves que en cualquier otra edad.

 

 

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro