CONSEJOS PARA TU BELLEZA » Cuidados de Belleza » Cuidados de Belleza para tu Piel

La exfoliación

La exfoliación limpia la piel de las células que le impiden funcionar correctamente y la hace lucir más joven y fresca.

También la vuelve más receptiva a la acción de los hidratantes, y controla la aparición de granitos y puntos negros.

Según el tipo de piel, la exfoliación puede realizarse dos veces, en el caso de las pieles grasas, y si es normal o seca, una vez cada 15 días.

La exfoliación a los 20: Las pieles jóvenes suelen presentar exceso de sebo, por ello, es conveniente exfoliar hasta tres veces por semana, y de ese modo se controlará el brillo de la piel. Se deberá evitar aquellos exfoliantes a base de retinol (vitamina A) o ácidos frutales (denominados alfa-hidroxiácidos) porque ejercen una acción demasiado activa, y las pieles jóvenes no necesitan de ingredientes tan intensivos. Debe considerarse a la exfoliación como un tratamiento cosmético ya que permite la oxigenación de las células, que es muy necesaria en las pieles jóvenes.

La exfoliación a los 30: A esta edad se debe elegir productos exfoliantes con ingredientes activos como los ácidos frutales para combatir la aparición de las primeras líneas de expresión. Se recomienda realizar la exfoliación un dos veces por semana para evitar un proceso de extrema sensibilización cutánea.

La exfoliación a los 40: Es conveniente que el producto para realizar la exfoliación tenga una textura suave, sin embargo, su fórmula debe incorporar retinol, que actúa contra el envejecimiento de las células y sirve para incrementar la producción de colágeno y elastina, fundamentales en la restauración de la epidermis. La exfoliación, a esta edad, constituye un tratamiento habitual para el rejuvenecimiento facial. Debe realizarse regularmente antes colocar la crema de noche.

CONSEJOS UTILES

Nunca apliques el exfoliante frotando con fuerza ya que no sólo irritarías la piel, sino que estimularías la producción sebácea.

La primera señal de que la exfoliación es excesiva es la aparición de una zona rojiza sobre la fina piel que cubre la parte superior de la mejilla. Si esto sucede, interrumpe la exfoliación hasta que la piel se haya recuperado por completo.

Si tu cutis es mixto, realiza la exfoliación sobre las zonas más oleosas, como la zona T, dos o tres veces por semana y sólo una vez por semana en el resto del rostro.

Es muy beneficioso que un profesional realice una exfoliación completa cada dos o tres meses.

El exfoliante puede ser en crema o en gel, pero en ningún caso debe ser abrasivo

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro