3º EDAD-MAYORES » Enfermedades » Alzheimer

¿Cuál es el momento adecuado para “abandonar” y llevar al enfermo de Alzheimer a una residencia?

Ésta es la pregunta más espantosa y también una pregunta equivocada. Cuando se empieza a pensar en “abandonar”, se está poniendo la tarea de cuidar del familiar en un contexto de éxito o fracaso. Así, la pregunta que en realidad se está formulando es: “¿Cuándo sabré que he fracasado como cuidador?”. Pero el ingreso en una residencia no es una cuestión de abandono o de fracaso. La pregunta que un cuidador se debe plantear en todas etapas es: “¿Cuándo debería buscar ayuda para cuidarle?”. La respuesta, entonces, es: “Pronto y con frecuencia”. Estar al cuidado de un familiar enfermo puede ser un trabajo de muy larga duración, por lo que se ha de discernir entre qué se sabe hacer bien y cuándo se necesita ayuda o descanso.

A medida que avanza la enfermedad y la situación se va complicando, se necesitan más recursos para alcanzar los objetivos marcados en el cuidado del familiar. Entonces existen diversas opciones: centros de día, viviendas tuteladas, residencias y ayudas en el domicilio.

Así, puede llegar un momento en el que el cuidador principal, junto con su familia y el médico, decida que un centro que preste atención las 24 horas del día es lo que mejor se ajusta a las necesidades de todos los implicados. En este caso, el cuidador sigue desempeñando su función, pero son otras las personas quienes prestan los cuidados físicos.

La decisión de llevar a la persona con demencia a un entorno más protector nunca es fácil. Para el cuidador familiar es muy duro y doloroso el tomar esta decisión; pero a veces la situación familiar es tan complicada que no tiene otra alternativa. Siempre hay que pensar en proporcionar al enfermo la máxima calidad de los cuidados que necesita.

Etiquetas: -

Registros relacionados: -

Digg it! Imprimir este registro